Esta mañana, los transeúntes y automovilistas que transitaban por los alrededores del Puente de los Candados pudieron ver desde lejos una oscura y difusa imagen.

Desde cerca se podía apreciar con más nitidez: tres muñecos colgados hacia el río con túnica de obispos junto a un cartel que decía “Cura abusador, a la horca por traidor”.

El montaje, atribuido al Movimiento Social Patriota, busca instalar un mensaje de protesta en contra de los casos de abuso ocurridos en Iglesia Católica. A través de un comunicado, expresaron: “Hoy se permite que estos crímenes queden impunes a través de figuras pseudolegales. No se puede permitir esta impunidad así como tampoco se puede permitir la normalización de una cultura de la relatividad, y menos a la hora de proteger a nuestros niños y jóvenes”.

Léelo completo a continuación: