“Quiero señalar terminantemente que nunca he trabajado ni he apoyado actividades ilegales de esta empresa en Chile. Mi vinculación con OAS fue, en primer lugar en el año 2009, con el fin de explicarles la legalidad del sistema de financiamiento reservado en campañas electorales, como lo prueban los mensajes publicados. Posteriormente, en el año 2014, ya terminada la campaña presidencial de ese entonces, desarrollé actividades profesionales para OAS en
el marco de obras de construcción que esta empresa llevaba a cabo en forma legal en Chile, contratada bajo el gobierno del entonces Presidente Piñera”.

Así parte la declaración que da a conocer el geógrafo y ex PPD, Giorgio Martelli, y a la que accede The Clinic, luego de que el domingo La Tercera publicara un artículo que hablaba de sus vínculos con la firma salpicada en el caso Lava-Jato.

Según dice Martelli -siempre respecto de la publicación- “los correos que se exhiben en 2009 muestran claramente que como parte de mi colaboración en la campaña presidencial del Presidente Frei, y por instrucciones de su comando, yo le informé al entonces representante de OAS en Chile, el mecanismo legal y formal de aportes reservados que cualquier empresa chilena (como era OAS Chile) debía conocer”.

Sobre las conversaciones respecto de agendar reuniones con algunos ministros de la época, sostiene que la finalidad era que OAS pudiera “ofrecer sus servicios en Chile, como lo hacen muchos profesionales, lo que se hizo de un modo similar a lo que hoy regula la ley del Lobby, inexistente en esa época”.

“Nunca más tuve contacto alguno con OAS en Chile ni en Brasil, hasta el año 2014, varios meses después de concluida la campaña presidencial, donde por relaciones totalmente profesionales y alejadas del ámbito político, conocí a los nuevos ejecutivos de esta empresa en Chile. En esta relación profesional es que ofrecí a OAS Chile, en el marco de la construcción del Puente de Chacao, estudios de precios del suelo y un mapa turístico-cultural en Chiloé”, agrega.

“Estas actividades están debidamente documentadas, respaldadas, son de público conocimiento y fueron entregadas en forma voluntaria y extensamente a la Fiscalía en mi declaración como testigo. Jamás se trató del pago de deudas de campaña y favores políticos algunos”, afirma.

Martelli, imputado en el caso SQM, dice también que “en los casos de financiamiento irregular de la política en Chile he asumido mi responsabilidad, he relatado todo lo que he hecho y he dado la cara ante la justicia. Mis actuaciones, en las cuales reconozco haber cometido errores, aunque no delitos, siempre las hice por convicción política y jamás por beneficio personal”.

Para cerrar, asevera que “pretender con este reportaje vincularme a una trama de corrupción es un supuesto absolutamente falso y no tiene ninguna relación con mi realidad. Es sabido dónde y cómo vivo, es conocido que no me he financiado a través de la política, que tengo una extensa vida profesional y que nunca me he beneficiado personalmente con mis actividades de colaboración en campañas electorales”.