La cuarta marcha nacional bajo la consigna “Ni Una Menos” contra la violencia machista en Argentina congregó hoy en el centro de Buenos Aires a miles de personas que sumaron su voz a un masivo grito por la legalización del aborto.

Tres años después de la primera marcha de “Ni Una Menos”, que marcó historia en el país por poner en el punto de mira los numerosos femicidios, todas las miradas apuntaron este lunes al Congreso de la Nación, en una semana crucial para el futuro de la propuesta de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

De una forma histórica, esta ley se debate cada martes desde hace meses en el interior del edificio en los conocidos como “martes verdes” y que se tratará el próximo 13 de junio en la Cámara de Diputados.

“Sin aborto legal no hay Ni Una Menos”, fue uno de los reclamos más oídos en la que ya se ha convertido en una de las manifestaciones nacionales más importantes en Argentina y que se ha celebrado en numerosas ciudades a lo largo del país.

El colectivo “Ni una menos” fue una de las cabeceras más acompañadas en la marcha de Buenos Aires, que recorrió la emblemática avenida de Mayo de la capital y atravesó la amplia avenida 9 de julio hasta el edificio del Congreso.

“Hemos convertido el grito contra la violencia machista en un grito transversal que atraviesa partidos políticos, sindicatos, centros de estudiantes, en las casas, en los barrios, en las escuelas, en todos lados este grito que es contraseña en contra de la violencia machista ha crecido”, explicó en declaraciones a Efe la integrante de la organización Marta Dillon.

El colectivo nació hace tres años y cada día suma más adeptas y adeptos, como comentó la integrante, aunque también han crecido el número de organizaciones que, como esta, reclaman por los derechos y la igualdad de las mujeres.

Junto a Dillon, decenas de mujeres con flores en el pelo y camisetas de color rosa que identifica la agrupación levantan el pañuelo verde que protagoniza la campaña Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y que ha pasado a ser el derecho más demandado entre las asociaciones feministas argentinas este año.

“Creo que cada año ha ido creciendo y además hemos sumado con otro cariz el 8 de marzo como paro internacional de mujeres. Hubo 800.000 personas en la calle el 8 de marzo y esta marcha tiene que ser equivalente, se ha masificado la movilización feminista”, concluyó la activista.

Según la Corte Suprema de Justicia del país sudamericano, el año pasado se produjeron 251 feminicidios en todo el territorio.

En un nuevo estudio sobre los casos judiciales en 2017 y publicado hoy, se han incorporado a los feminicidios ya conocidos 22 víctimas más, cuyos asesinatos están vinculados -contra una o varias personas para causarle sufrimiento a la mujer-, y por interposición en línea de fuego.

El 93 % de los acusados incluidos en las causas judiciales de todo el territorio argentino, eran hombres con quienes las víctimas tenían un vínculo o conocimiento previo y cerca del 60 % eran sus parejas y ex parejas.

Además, al menos 202 menores de 18 años de edad se encontraban a cargo de las víctimas.

Entre las miles de personas que acudieron a protestar contra estas cifras, el colectivo Findeunmundo realizó una actuación en la que las protagonistas eran “caperucitas” que se adentraban en el bosque para descubrir que el lobo del cuento se convertía en los autores de la violencia de género.

“Lo que buscamos representar es quebrar con mandatos tradicionales que desde niñitas nos imponen y nos enseñan. Salió esta acción que trata de romper con un cuento tradicional infantil y con la libertad que nos merecemos vivir cada día las mujeres”, señaló Caro Fernández, integrante de la asociación cultural.

Su “performance”, “Juguemos en el Bosque”, fue una de las paradas obligatorias para muchos de aquellos protestantes que marcharon sin pertenecer a ninguna de las numerosas organizaciones políticas, sociales y culturales que participaron en la marcha.

“Para nosotras es muy importante hacer estas acciones que irrumpen en el espacio público”, agregó Fernández.

El movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá) ha reportado desde hace 3 años, cuando se llevó a cabo la primera marcha #NiUnaMenos, 871 feminicidios y 24 travesticidios, según datos extraídos del análisis de medios de comunicación gráficos y digitales de todo el país.