La 70 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) fue el escenario o el cuadrilátero -si así lo prefieren- del duro intercambio verbal que protagonizaron el canciller Roberto Ampuero y su par venezolano, Jorge Arreaza.

Según consigna El Dínamo, todo partió cuando Arreaza criticó que el vicepresidente gringo, Mike Pence, pidiera suspender a su país de la junta.

En ese sentido, la autoridad arremetió diciendo que “no estén agrediendo a Venezuela ¿Cuántos de ustedes, cuántos de sus presidentes han llamado al presidente Nicolás Maduro, para preguntarle cómo ayudar? Es triste de verdad”.

En este minuto fue cuando Ampuero señaló que “hacemos un llamado a aplicar la Carta Democrática Interamericana”. Agregó que la crisis “debe ser resuelta por los propios venezolanos”.

“Si no me equivoco, señor canciller, la Constitución vigente en Chile es la Constitución de la dictadura”, le recordó Arreaza a Ampuero, caldeando aún más los ánimos.

No tranquilo con eso, arremetió apuntando que “si no me equivoco, señor canciller, los niveles de represión en Chile, ingresan los carabineros en las escuelas, en los liceos y reprimen dentro. Son los niveles de la represión de la dictadura”.

“El señor Presidente de su país -señor Piñera- participó de esa dictadura y los partidos que apoyaron al dictador Augusto Pinochet hacen Gobierno con el señor Sebastián Piñera”, recordó, al mismo tiempo que remató con lo siguiente:

“En Chile, escasamente va a participar el 50 por ciento del padrón electoral: sin boicot, sin llamados a la abstención, porque si así fuera, en Chile no votaría ni el 10 por ciento”.

Ampuero no se la dejó pasar y devolvió un misil: “imagínense ustedes cómo trata a los venezolanos, a los que están bajo su poder, que están dentro del país sufriendo el hambre, la penuria y además la represión de Venezuela. Este canciller representa a la perfección al régimen dictatorial de Venezuela porque es incapaz de aceptar algún argumento, porque es incapaz de reconocer que el otro puede tener la razón”.

A renglón seguido, le lanzó: “usted me buscó en San José para entregarme una tarjeta con su teléfono e intenté dialogar con usted, que usted es una pared con la cual no se puede dialogar. Y le voy a decir más, esa tarjeta y ese número telefónico repártasela a su pueblo para que hable con él y no con el canciller de otro país”.

“Mi Presidente Sebastián Piñera jamás participó en la dictadura de Augusto Pinochet. Votó en contra de Augusto Pinochet”, finalizó.