Un sumario interno realizado por la Universidad de Chile en contra del académico y ex presidente del Tribunal Constitucional, Carlos Carmona, puso sobre la mesa la serie de mensajes por WhatsApp que le envió entre el 30 de julio y el 24 de agosto de 2017 a su alumna, Sofía Brito, quien lo denunció por acoso sexual mientras fue su ayudante.

Según consigna La Tercera, en dichos escritos Carmona le ponía lo siguiente: “eres muy generosa!”; “eres maravillosa!!”; “estás llena de sorpresas!!”; “Lo esencial es que te quiero, eres muy valiosa para mí”; “Me encanta hacer esto. Me siento feliz cuando capto tu interés y atención!!”; “Cuando cerré la puerta de su oficina, me di cuenta que ha tomado posesión de ella. Está llena de cosas suyas!! (…) Me encanta!! Es como un sueño hecho realidad”; “Nada de lo anterior significa que no me hagas falta y que no te necesite. Porque realmente ha sido muy difícil avanzar sin tu ayuda. Demasiado. Y muy triste”.

Al respecto, Carmona declaró en dicha investigación que “mirando las conversaciones reconozco que fueron demasiado cercanas en lo humano y que en ello me pude haber equivocado”.

Agregó que “establecimos (con Sofía Brito) una relación horizontal de amistad, siendo que debe existir una distancia y una relación jerárquica profesor/alumna que debe ser siempre mantenida (…) reconozco que la relación con Sofía se estrechó demasiado y era mi responsabilidad, como profesor, que eso no sucediera”.

A su vez, el sumario apuntó que estos escritos y comportamientos pueden “ser calificados como indeseados, indebidos, inadecuados e inapropiados”.

De acuerdo al medio antes citado, como el acoso no está tipificado, Carmona recibió una suspensión de 3 meses, una anotación en su hoja de vida y el goce de sólo el 70% de sus remuneraciones.