Tras dos años de silencio, el ingeniero y rostro de televisión Rafael Garay habló. Imputado por estafa y recluido en la cárcel Capitán Yáber, habló con Revista Sábado de El Mercurio sobre el auge y caída de su carrera, que lo tuvo prófugo de la justicia y preso en Rumania.

“Me voy a definir así: soy adicto. Independiente que lleve ahora 18, 19 meses sin tomar. Pero el adicto aprende a mentir, aprende a ocultar, a proteger sus instancias de consumo. Había muchas veces, por ejemplo, que yo daba una entrevista en vivo, súper exitosa en televisión a media noche, pero yo no me iba para la casa”, dijo Garay a Sábado.

Sobre los gastos excesivos y el estilo de vida como rostro de televisión, señaló: “Yo me iba a tomar, y llamaba a mis amigos, y uno dice, ¿cómo gastaba tanto? Bueno, muy sencillo: si tú eres el tipo que pone las lucas, sales con diez amigos, y cuesta 50 lucas un trago, y haces una ronda con diez amigos, son 500 lucas”.

Consultado por sus ideas suicidas, el hombre explicó que fue una cosa que surgió adolescencia pero que se gatilló el 2011 por la muerte de su mejor amigo Maximiliano Paul. “Eso me liquidó. En abril de ese año me intenté quitar la vida con gas más clonazepam. Una vecina se dio cuenta. Sellé con tape los bordes de la puerta de la cocina. Después tuve otro episodio, el día que se me ocurrió la estupidez, la mentira asquerosa de decir que estaba enfermo (tumor cerebral). Puse en mi Facebook que estaba enfermo y me puse una sobredosis de insulina, que debería haber sido mortal. Me puse quince ampollas. Con eso supuestamente estaba listo, pero desperté en mi departamento en La Dehesa. Yo estaba muerto ese día, o eso es lo que creía. O eso es lo que quería”, contó.

Con respecto a las estafas realizadas a varias personas de su círculo cercano, el hombre dijo que él siempre esperó devolver todo lo que le prestaban. Además reconoció que estableció un plan con el que va reparar el daño realizado. “Con el paso de los meses he ido construyendo un plan que les voy a proponer cuando pueda hablar con los querellantes, que ahora es imposible, un plan bastante decente donde yo creo que va a mejorar todo. Ojo, yo voy a ser condenado porque yo cometí un error. Eso se llama estafa por el código penal”.

También desde Sábado, le preguntaron si se siente un estafador. La respuesta fue categórica: “No. Lo que pasa es que estafador es el que vive haciendo estafas. Yo me mandé una cagada, que se llama estafa, por lo tanto estafé. Pero no he tenido esa conducta antes ni la voy a tener después”, dijo, y agregó: “Lo que tengo es un buen plan que debería funcionar bastante bien de cómo voy a devolver un gran porcentaje del dinero que queda por devolver”.

Sobre su amistad con Iván Nuñez, Garay aseguró que lo considera uno de los mejores tipos que hay: “Además es un gran profesional. Fuimos muy amigos. Y está bien: 34 millones de pesos, lo que tu querai, pero ahí mi pecado es mucho más grande: porque llegó un momento, que fue mucho antes, cuando debí decirle lo que me pasaba. Incluso cuando él había recuperado su dinero, porque en un momento liquidé las inversiones y le devolví. Ahí yo debí decirle: “estoy hecho mierda”. La plata, trabajando, yo la podría conseguir, pero lo que no voy a reparar nunca es haber perdido probablemente a uno de los mejores amigos que tenía y a un gran tipo”, aseguró.