El diputado evangélico de Renovación Nacional, Eduardo Durán, se sometió el tradicional “Manifiesto” de La Tercera, sección en la que acusó que Chile es una dictadura respecto a la ideología de género.

En ese sentido, profundizó que “se nos está imponiendo aceptar una realidad que nosotros no compartimos y eso es un atropello a nuestra realidad de conciencia. Se está tratando de adoctrinar a los niños desde kínder para que exploren, entre comillas, su identidad sexual”.

Añadió que “hay mucha gente que está en contra de esto, pero como no sale a marchar ni a quemar neumáticos no es escuchada”.

Respecto a lo que opina sobre el Pastor Soto, soltó que concuerda con sus argumentos, pero no así con su forma: “creo que desde el punto de vista de la Biblia tiene mucha razón, pero no estoy de acuerdo en sus formas. Utiliza mucha violencia en su discurso. Se perdió el respeto a sí mismo”.

“En kínder fui discriminado por ser evangélico. La tía nos hizo cantar una canción a cada niño en la sala. Cuando tocó mi turno me puse a cantar una canción que conocía de la Iglesia. Iba en la segunda línea y me hicieron callar. Tenía cuatro años y aún recuerdo ese momento”, recordó en otro minuto de su manifiesto.