Corría el 19 de noviembre de 2004 cuando el Mandatario de Rusia, Vladimir Putin, piso tierra chilena para sostener un encuentro oficial con el entonces Presidente Ricardo Lagos y participar en la cumbre de líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

El líder ruso arribó a Chile junto a una comitiva que se movió en más de 17 vehículos que partieron su ruta desde el Aeropuerto Internacional de Santiago para luego llegar al hotel Crowne Plaza, donde se quedaría.

En dicha oportunidad, Putin hizo un fuerte llamado a los chilenos a “olvidar los estereotipos de tiempos de la Guerra Fría”.

Añadió que “desearía que los dirigentes y la población chilena vieran a Rusia como un socio en la arena internacional. Estamos en el buen camino, pero los prejuicios aún no han desaparecido”.

De acuerdo a Radio Cooperativa, por esos años el Jefe de Estado de Rusia firmarían un acuerdo bilateral en el que se pensaría en un intercambio de profesionales castrenses y una cooperación militar.