El martes pasado, este medio dio a conocer que la Justicia investigará los fragmentos óseos encontrados en la sede de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), y que fueron puestos a disposición del ministro en visita Mario Carroza el 10 de mayo del 2018.

Después de que el Servicio Médico Legal (SML) negara haber recibido los restos, y de que altas fuentes judiciales ratificaran que sí fueron remitidas a ese organismo, The Clinic ha intentado averiguar el destino de los fragmentos.

Una alternativa que señalaron desde tribunales, es que se encontraran en manos de la PDI, pues es habitual que el juez tramite las diligencias a través de la policía. Sin embargo, ante consultas de este medio, el cuerpo respondió que ni la Brigada Criminal (Bicrim), ni la Brigada de Derechos Humanos y tampoco la Jefatura Nacional han recibido las osamentas, y que si lo hubiesen hecho, por instrucciones del juez Carroza, tampoco podrían informar al respecto.

El SML reiteró esta tarde también que aún no reciben el encargo.

Por lo tanto, al cierre de esta nota, se desconocía el paradero efectivo de las casi 80 piezas encontradas en la sede de la AFDD.

Conflicto interno

Mientras, con el paso de las horas, crece el conflicto que se ha desatado por las respuestas que ha dado la dirigencia sobre las razones por las cuales esos fragmentos permanecieron en la sede de la AFDD por tanto tiempo.

The Clinic publicó la versión de Lorena Pizarro el martes, en cuanto a que “no hay conflicto alguno” en torno a este tema: “Los hechos de los fragmentos fueron así: a mediados de los años noventa una persona entrega unos huesos a la Agrupación, que se mandaron al Grupo de Antropología Forense, un símil del SML de la época. Ellos emanan un resultado que dice que pertenecen a humanos y animales que preceden a la dictadura, y sugieren botar los restos. La AFDD no lo hace, y se encuentran después de 23 años mientras se hacía aseo en la sede. En el intertanto, nadie los halló ni conoció de su existencia, y se entregaron inmediatamente al juez Carroza”, dijo Pizarro. “Por la naturaleza de los hechos que describo es que afirmo que no hay ninguna discusión, si actuamos con la velocidad que ameritaba el caso. No existe otra historia”.

Ayer, sin embargo, después de celebrar una asamblea en la AFDD, Lorena Pizarro y la dirigencia de la agrupación, volvieron a referirse al tema a través de un comunicado público. En este afirma que la dirección del colectivo entregó los restos al juez Carroza “para que fueran periciados con nuevas metodologías existentes en nuestro país. Sin embargo, debido a la inexperiencia de algunas nuevas dirigentas, quienes actuando por iniciativa propia, determinaron hacer una denuncia de esto, lo que ha generado todas las interpretaciones dadas a conocer por algunos medios de comunicación, distorsionando los hechos, causando angustia y preocupación a familiares y amigos en general”. También criticó “la difusión tergiversada por parte de algunos medios de comunicación”.

Estas afirmaciones acrecentaron el malestar que ya habían manifestado algunos familiares de detenidos desaparecidos y otros activistas de Derechos Humanos al interior y alrededor de la AFDD. Primero, porque las “nuevas dirigentas” aludidas y criticadas por su “inexperiencia” –Lorena Díaz Ramírez (Vicepresidenta de la AFDD), Evelyn Gahona Muñoz (Directora de Departamento Jurídico) y Olga Morales Castro (Directora del Departamento Social)-firmaron el comunicado.

Cercanos a una de ellas, a condición de anonimato, afirmó que el párrafo que critica su inexperiencia fue redactado en un momento posterior a la redacción original del documento. La fuente señala que esto se hizo “a espaldas” de las tres señaladas, razón por la cual una de ellas se encontraría “muy afectada”.

La declaración de la directiva de la AFDD motivó una respuesta, también pública, de parte un grupo de familiares y activistas de derechos humanos, quienes, entre otros puntos, solicitan “la renuncia de la directiva que estuvo a cargo de la AFDD durante los 20 años anteriores, en específico a las señoras Lorena Pizarro Sierra y Alicia Juica por las responsabilidades que les competen”.

“Más penoso es que la dirigente culpe a la nueva directiva por ‘falta de experiencia’ (…) Por el contrario, debiera estar agradecida y felicitar el gesto de las dirigentes que han mostrado la sensibilidad que todos esperamos de la dirigencia de la AFDD y el coraje de presentar estas evidencias ante el magistrado” dice en parte el comunicado.

Según el mismo documento, la iniciativa cuenta con el apoyo de diversos activistas de los Derechos Humanos, el Colectivo Contra el Olvido y el actor Pablo Schwarz, entre otros.

Declaración pública de la AFDD

Respuesta a la declaración pública AFDD