A 5 años de la condena a 16 años de cárcel por un asalto a una sucursal del Banco Santander en 2013, el exfrentista se manifestó a través de un comunicado y expresó agradecimiento por el apoyo que ha recibido estos años y la esperanza que siente tras la decisión de la Corte Suprema de revisar su caso.

Lee sus palabras a continuación:

A quienes luchan contra la injusticia.
A mis familiares, amig@s y compañer@s.

Este 17 de junio se cumplen 5 años desde que comenzó la injusticia que junto a mi familia y seres queridos nos ha tocado vivir.

Ha sido un largo tiempo complejo y doloroso, día a día en las circunstancias de una prisión inmerecida; tiempo donde también hemos convivido con lo hermoso de una solidaridad desbordante y cariños continuos que nacen en el mundo libre que se extraña y donde se hallan aquellos que nos acompañan, no solo como testigos de esta tragedia humana, sino también como protagonistas de la lucha por justicia que se reclama.

En la suma de estos años hemos vivido en cuerpo y alma lo terrible de la injusticia y hemos constatado como sus nefastas consecuencias se ramifican y se extienden mas allá del cuerpo del condenado. Esta sentencia, construida erróneamente desde su origen, ha castigado también a quienes mas amo: mi compañera, mi hijo y mi hija, imponiendo además la pena a la familia cercana y las amigas y amigos del alma.

Quiero decir con absoluta claridad que mi resistencia y fuerza ha radicado precisamente en la sorprendente y digna resistencia con que  Claudia, Gisselle y Alekos han enfrentado y soportado el peso de años injustos. En la certeza de mi inocencia y en ellos radica la energía de este movimiento por justicia que ha ido creciendo en la razón y urgencia de no ser indiferentes ante el hecho injusto. Ellos han sido el alma que dio forma a una lucha incesante y donde han lidiado con el estigma, el prejuicio, la soledad en el espacio más intimo, el dolor, la rabia pero también la mesura, la reflexión y la esperanza. A ellos el reconocimiento de la mas digna resistencia y las hermosas miradas en medio del horror de esta injusticia porque ellos no han estado tras el castigo, sino inmersos en el.

Son muchas y muchos los abrazos que han dado forma a la voz de Mateluna Inocente, con tierna compañía y palabras de aliento; con esfuerzo concreto y trabajo creativo. Así hemos avanzado en la difusión de esta realidad y en ir concretando los pasos jurídicos necesarios para acercarnos a la verdadera  justicia. Aquí han convivido y unido empeños de mujeres y hombres de la cultura, del arte, abogados, del mundo social y comunitario; personas de diversos espacios de acción y creación. A cada uno de ellos mi mayor respeto, afecto y reconocimiento.

Como fruto de este largo proceso de porfías y amor, nos encontramos hoy en instancias jurídicas que avanzan y acercan esta demanda a una anhelada libertad. Entre otras medidas, se ha declarado admisible la acción de revisión en la Corte Suprema, esperando ahora nos den fecha para el alegato.

Aunque este clamor por justicia debe todavía transitar camino antes de sonreír y cerrar ciclos, no podemos junto a mi familia dejar de reconocer qué, aun en medio de todo el dolor y constante tiempo injusto, hemos avanzado, hemos llegado a la instancia en que el peso de la verdad y no el prejuicio ni el odio a mi historia, tendrá que ser escuchado con verdadera imparcialidad y profunso sentido de justicia.

Nada del avance mencionado ha sido regalo del azar. Aquí un reconocimiento especial a quienes vertieron los primeros gritos de mi inocencia en alguna calle o actividad, a Daniel, a Guillermo y a todo el elenco de su obra, que fue y ha sido vital para descubrir el velo de silencio que pesa sobre las injusticias, a Daniela, Jaime y Davor, que junto a la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile han llevado esta causa mas cerca de la verdad y la justicia. Siempre gracias.

Les llamo a no cejar, a no olvidar y a no cesar de andar pues aun falta justicia.

Mi abrazo, mi cariño a todas y todos los que hacen posible resistir y no caer.

Jorge Mateluna Rojas
Cárcel de Alta Seguridad
Stgo- Chile.