Foto: Fabián Vargas

La cónsul de Bolivia en Santiago, Magdalena Cajías de la Vega, dice sentirse emocionada y optimista ante el futuro diálogo entre su país y el nuestro sobre el conflicto limítrofe que busca, por parte de su gobierno, conseguir una salida soberana al mar. En momentos en que la cuestión del Silala parece haber perdido urgencia respecto de los alegatos en La Haya, para la representante diplomática, el futuro del debate territorial es más social y cultural que político, incluso.

Cajías de la Vega asistió al lanzamiento del controversial documental “Conflicto Chile – Bolivia: El argumento de los Premios Nacionales chilenos” con que inició el Seminario “Mar para Bolivia” en el Museo de la Memoria. En la cita, diversos intelectuales actualizaron posiciones diplomáticas y académicas desde una visión más americanista. “¿Por qué Bolivia insiste con ésta idea del mar?, ¿Por qué no reclama los miles de kilómetros perdidos ante Brasil o los territorios perdidos en la Guerra del Chaco?, ¿Por qué hay chilenos maravillosos a favor de esta iniciativa de conceder una salida al mar para Bolivia?”, pregunta la embajadora en la ocasión luego de ver el documental que rescata opiniones y reflexiones de siete galardonados pensadores locales que deconstruyeron un discurso histórico.
En el metraje aparecen intelectuales de la talla de Manuel Antonio Garretón (Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanidades, 2007), Tomás Moulian (Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanidades, 2015), Julio Pinto Vallejos (Premio Nacional de Historia, 2016), Jorge Pinto Rodríguez (Premio Nacional de Historia, 2012), Juan Pablo Cárdenas (Premio Nacional de Periodismo, 2005), Raúl Zurita (Premio Nacional de Literatura, 2000) y al fallecido dramaturgo Juan Radrigán (Premio Nacional de Artes de la Representación, 2011); abogando por una solución diplomática y radical ante un debate hegemónico.

“Lo que plantean estos pensadores es un mensaje clarísimo de hermandad entre ambos pueblos que va acompañado de argumentos que trascienden lo diplomático y lo puramente político y apunta a campos mucho más profundos de lo que significa la convivencia humana”, destacó.

La representante del país altiplánico que lleva 4 años en su cargo en nuestro país, adelantó que estos dichos han causado gran impacto en Bolivia y que el documental completo entregará un panorama completo de lo que la prensa ha anticipado hasta ahora. “Durante el tiempo que llevo en Chile he visto como la posibilidad de llegar a acuerdos ha sido algo definido por lado político y diplomático, pero a estas alturas ese espacio se ha transformado en algo muy importante determinado por el intercambio del pensamiento y de la cultura de sus sociedades”, señala Magdalena Cajías de la Vega.

La agregada boliviana en Chile cree que la conciencia popular sobre el tema podría cambiar estructuras mentales centenarias -en ambos lados de la frontera- en lo que a la diferencia territorial se refiere desde un nuevo tipo pensamiento que provenga no desde las lógicas históricas, sino desde un concepto de integración latinoamericano. Algo en la línea como la que propone el documental de los Premios Nacionales. “Pienso que es la cultura en el terreno amplio lo que puede reemplazar los relatos hegemónicos y unilaterales. Debatir sobre Mar para Bolivia desde la sociedad, las universidades y el pensamiento latinoamericanista es la batalla del nuevo tiempo”, reflexiona tras la exhibición del documental realizado por el Instituto de Humanidades de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

Algunos de los mencionados en el documental como Juan Pablo Cárdenas y Julio Pinto llegaron al Museo de la Memoria a reflexionar sobre el asunto. Este último advirtió sobre la necesidad de “desmilitarizar” la identidad chilena forjada a partir de una memoria histórica escrita a partir de conflictos bélicos. “¿Cómo revertir estas lógicas?”, preguntó para iniciar el debate. “Es difícil pedírselo al Estado pues este es el principal perpetuador de estos discursos. Creo que hay que hacerlo desde la sociedad. Multiplicando el tipo de reflexiones que ofrece este seminario y el documental realizado por el Instituto de Humanidades”, señaló.