El actual jugador del West Ham United, Patrice Evra, reveló una serie de anécdotas sobre el astro de la Selección de Portugal, Cristiano Ronaldo, y que pudo presenciar cuando ambos forjaron su amistad en el Manchester United.

En conversación con ITV Sports, Evra se refirió en primer lugar a la alimentación que lleva CR7 y su infinito sentido de la competitividad:

“Mi consejo es que cuando Cristiano te invite a comer a su casa, di que no. Fui una vez después de un entrenamiento, estaba cansado y en la mesa sólo había ensalada, pollo y agua. Nada de refrescos. Pensé que después habría carne, pero no”.

Junto con admitir la tremenda obsesión que tiene el delantero del Real Madrid por entrenar y ser el mejor, detalló que “después de comer se puso de pie y comenzó a jugar con una pelota. Me dijo que hiciéramos toques y le pedí si podía terminar de comer. Él quería dar los toques y lo hicimos. Después, me pidió ir a la piscina a nadar. Me preguntaba a mí mismo si habíamos quedado sólo para comer o porque teníamos un partido mañana”.

Añadió que “recomendaría a cualquiera que no fuera a comer a casa de Cristiano, es una máquina y no quiere dejar de entrenar”.

En otros pasajes soltó que una vez CR7 se molestó tras perder un partido de ping pong con Río Ferdinand.

“Cristiano jugó al ping pong contra Ferdinand y Río le ganó. Empezamos a gritar y se le notaba molesto. Mandó a su primo a comprar una mesa de ping pong, estuvo entrenando dos semanas en casa y ganó a Ferdinand delante de todos”.

“Así es Cristiano, no me sorprende que quiera ganar más balones de oro, quiera ganar el Mundial”, cerró.