Chile se ha convertido en un país de refugio para 1.869 personas y 8.477 solicitudes todavía siguen pendientes de trámite en ese país, según los datos del informe global de 2017 publicado por la Agencia para el refugiado de las Naciones Unidas (Acnur).

Ese número de refugiados en Chile es ínfimo en comparación con las cifras que dicho informe arroja a nivel regional, ya que en América Latina y el Caribe son 92.354 las personas con esa condición y todavía hay 184.128 solicitudes pendientes, según la misma fuente.

A nivel interno, Chile contabiliza 494 ciudadanos que han conseguido refugio en el exterior, tres de ellos asistidos por Acnur, pero aún son 362 quienes no lo han conseguido y permanecen a la espera.

Ante esta situación, Acnur recordó en su informe que a nivel internacional “68,5 millones de personas se encontraban desplazadas forzosamente en todo el mundo debido a la persecución, los conflictos o la violencia generalizada”.

En el marco de la celebración del Día Mundial del Refugiado, la organización Amnistía Internacional (AI) realizó hoy en la céntrica Plaza Italia de Santiago una intervención urbana para concienciar a la población de la situación actual de los refugiados a nivel mundial.

Las personas que pasearon en la tarde de este miércoles por este lugar de la capital chilena quedaron sorprendidas de las siluetas de color amarillo que habían aparecido en medio de la plaza.

Todas ellas sin rostro, pero con un mensaje adherido a cada una de ellas. Declaraciones reales de personas refugiadas que los viandantes leían atónitos y con curiosidad.

“El mundo vive actualmente el desplazamiento forzado de veinte personas por cada minuto y en 2016 un total de 68,5 millones de personas ya estaban en esa situación en todo el mundo”, dijo a Efe la coordinadora de la mesa del equipo de Inmigración y Refugio de Amnistía Internacional, Isis Carrera

Carrera indicó que el mundo está siendo testigo del mayor número de desplazamientos de los que se tienen constancia, tal como quedó estipulado en el informe de Acnur.

“Esta instalación (las siluetas) es una muestra de los testimonios y también de las vivencias que sufren las personas que son desplazadas internas y desplazadas forzadas”, añadió la coordinadora de AI.

Carrera destacó que la mayoría de los refugiados y solicitantes de asilo en Chile proviene de Colombia, seguido de Venezuela y Cuba, en parte dijo, debido al conflicto y la situación política que viven estos países.

“Estamos con Amnistía (Internacional) dando a conocer la cantidad de personas que han ido llegando y que ha ido creciendo fuerte a partir del 2014. En el último tiempo han crecido en alrededor de un 800 %”, enfatizó.

Señaló que están preocupados de como el Estado se está haciendo cargo como política pública de integración de las personas que forzadamente están llegando a Chile y cómo también el proyecto de ley de inmigración va afectar las mismas solicitudes de asilo.

El pasado mes de abril, el presidente Sebastián Piñera implementó una reforma migratoria con el fin de impedir la llegada masiva de extranjeros al país, especialmente aquellos con antecedentes penales.

Actualmente, residen en Chile 465.300 extranjeros (de una población de casi 18 millones de personas), el 89,5 % de ellos procedentes de países de la región.

Según los datos de 2017 recabados por ACNUR, quienes huyeron de sus países para escapar de los conflictos y de la persecución representan 25,4 millones y un 85 % de ellos viven en países en desarrollo.

El aumento registrado el año pasado (3,1 millones de personas más) supera de largo el incremento de 2016 (300.000 personas) y se explica por el fuerte crecimiento del número de refugiados.

De acuerdo al informe, una persona de cada 110 en el mundo está desplazada.