El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, redobló su defensa de la política de “tolerancia cero” aplicada a los inmigrantes que llegan a la frontera.

Este hecho provocó miles de separaciones familiares entre los inmigrantes que llegan a la frontera, lo que ha suscitado un sinnúmero de críticas y denuncias por parte de otros países y organizaciones internacionales.

Sobre los cuestionamientos, el Mandatario argumentó que “siempre debemos arrestar a las personas que ingresen ilegalmente a nuestro país. De los 12.000 niños, 10.000 son enviados por sus padres en un viaje muy peligroso, y solo 2.000 están con sus padres, muchos de los cuales han tratado de ingresar ilegalmente a nuestro país en numerosas ocasiones”.