Uno de los temas puestos sobre la mesa los últimos días es el sueldo que ganan los parlamentarios chilenos. Al respecto, se ha visto cómo los congresistas discuten y se refutan si es que se trata o no de ingresos muy altos.

Entonces entra al debate el economista Sebastián Edwards, quien refiere países con los que nos comparamos. Como son Estados Unidos y Nueva Zelanda. Se cita:

“Tómese, por ejemplo, el caso de los Estados Unidos, donde los miembros del Congreso (Cámara y Senado) ganan 174.000 dólares brutos por año. El PIB per cápita de Chile es 41% del de Estados Unidos (en PPP). Esto significa que para estar equiparado a los EE.UU., el salario de los miembros del Congreso chileno debiera ser 3,8 millones de pesos brutos por mes”.

La cifra, vale precisar, es bastante inferior a los 9,3 millones brutos que perciben los diputados.

Ahora -agrega Edwards- “si, alternativamente, usamos el salario mínimo en Chile y Estados Unidos como punto de comparación, el sueldo de los miembros del Congreso de Chile, para ser equivalente al de los Estados Unidos, debiera ser de 4,5 millones de pesos brutos por mes”.

Al compararnos con Nueva Zelanda, “los miembros del Parlamento en Chile debieran tener un salario bruto de 3,6 millones de pesos por mes (en Nueva Zelandia, los miembros del Congreso ganan 113.000 dólares americanos, brutos, por año. El ingreso per cápita de Chile es 60% del de ese país oceánico)”.

Para cerrar, Edwards explica que su escrito no tiene un propósito ético ni moral, sino que “es entregar datos que permitan llevar a cabo esta conversación en forma informada. Y estas comparaciones sugieren que los sueldos de nuestros miembros del Parlamento son más del doble del equivalente de estos dos países, con los que solemos compararnos”.