Lo de Argentina pudo ser previsible antes de que pasara. Pero el hecho es que jugadas dos fechas del Mundial la selección de Jorge Sampaoli tiene un pie y medio en el cajón. Esto tras empatar con Islandia 1-1 y caer por 3-0 frente a Croacia.

Desde el país trasandino se habla de un camarín fracturado. Incluso de un motín para que Sampaoli no dirija lo que debería ser el últmo partido de la albiceleste en Rusia ante Nigeria.

“Según fuentes de la AFA, la selección está amotinada porque no quieren los jugadores que Sampaoli los dirija en el último partido del Mundial contra Nigeria”, explicaron durante la tarde fuentes del combinado albiceleste, según la versión del canal de noticias trasandino TN,

“Están todos peleados entre sí, Agüero ya había hecho declaraciones fuertes contra el técnico, la bronca venía de Barcelona; y no quieren que Sampaoli los vuelva a dirigir contra Nigeria y que en lugar de Sampaoli sea el ayudante quien los dirija”, agregó el mismo medio.

Otra versión es que sea Jorge Burruchaga, campeón del mundo y actual gerente técnico, quien se siente en la banca frente a los africanos.

Tal es el clima de tensión que Sergio Agüero, uno de los más criticados tras el desastre, llegó a decir luego del desastre: “Que Sampaoli diga lo que quiera”.