Imagen referencial

El 5 de junio de este año, la Fundación Mi Casa hizo entrega de una minuta a la Comisión de Familia de la Cámara de Diputados, en que detalla el proceso de adopción de K.G.C., la niña chilena que fue rechazada por su familia adoptiva en Italia. Dicho proceso fue ejecutado por la Fundación, bajo la supervisión del Sename.

El documento relata que tras pasar varios años en un hogar de menores de Peñaflor, K.G.C fue adoptada por una familia italiana en septiembre de 2017. Luego de cambiar su nombre por el de Greta en el Registro Civil chileno, la familia se llevó a la niña a Italia. En menos de un mes, la familia mostró “dudas y aprensiones” respecto a su adopción, y la entregó a un hogar de menores, donde reside hasta hoy.

El caso, dado a conocer a fines de mayo por la Comisión de Familia de la Cámara, coincidentemente con la revelación de otros casos de adopción fallida en el extranjero, abrió la discusión por el proceso de adopciones internacionales que llevan a cabo el Sename y sus organismos colaboradores.

En ese contexto, la Fundación Mi Casa –encargada del proceso de adopción de Greta-, entregó la minuta a la mentada comisión. En el documento se señala que, previo a la adopción, la Fundación hizo un “análisis en profundidad de los antecedentes de la familia”, tras lo cual estimó que esta era “la mejor alternativa” para Greta, considerando “la edad y el daño de la niña”.

Greta: la niña que el Sename perdió en Italia – The Clinic Online

La semana pasada la Comisión de Familia denunció que una menor chilena de nueve años, adoptada por extranjeros, estaba abandonada en Roma. Pero los organismos del Estado que generaron este vínculo fallido tuvieron que reconocer que sabían de su paradero desde septiembre de 2017, y que resentían el fracaso en secreto.

Las dudas y el rol del Sename

La minuta señala que las “dudas y aprensiones” de la familia frente a la adopción se comenzaron a manifestar el 8 de septiembre, es decir, dos semanas después de haberse instalado en Italia con Greta. Además, la Fundación Mi Casa indica que el Sename tomó conocimiento de esta situación el 26 de septiembre de 2017.

Durante septiembre, los Servicios Sociales italianos intervinieron en el caso de Greta y su familia adoptiva, ya que se estimaba que “existía un espacio, aunque pequeño, en el cual poder trabajar con la familia (…) y eventualmente concluir con éxito este proceso”.

El 5 de octubre, la exdirectora del Sename, Solange Huerta –quien por ese entonces enfrentaba la polémica por las muertes de menores registradas al interior del Servicio- se hizo parte del caso, enviando personalmente un oficio al Tribunal de Peñaflor acerca de la situación de la niña. Posteriormente, el mencionado Tribunal envió un documento a Roma, informando “que el Estado chileno queda totalmente disponible para una eventual acogida de la niña en Chile”.

También en octubre –aunque no se precisa el día- la familia de Greta decidió no continuar con la adopción, y Greta ingresó a un hogar de niñas italiano.

La situación actual de Greta

Luego de ingresar al hogar, el Tribunal de Roma ordenó que se le asignara a Greta un “tutor académico” dedicado solo ella, “para que la acompañe a sus clases diarias, le ayude con el idioma y las materias que se enseñan en el colegio, para ir poco a poco nivelando sus conocimientos”.

De acuerdo al documento, miembros de la Fundación “mantuvieron contacto periódico vía teléfono, skype y otros, con los diversos organismos competentes italianos para conocer y estar siempre al tanto, de la situación de la niña en Italia”.

“Nunca, en ningún momento, desde que K. se fue con su familia adoptiva el año pasado, se ha estado en desconocimiento de lo que acontecía con ella en Italia”, se defiende el organismo.

El 20 de mayo, la directora de la Fundación, Raquel Morales, viaja a Italia. “En el contexto de una invitación a un Seminario Internacional, y obviamente aprovechando esa situación, se agendan reuniones en ese país con todos los intervinientes en el caso de K.”, dice el documento.

Morales se reúne con el equipo interviniente psicosocial de los Servicios Sociales italianos, con la Autoridad Central Italiana CAI, con la Fundación Patricia Nidoli y otros. “Conocemos allí, de manera pormenorizada el estado de K. integralmente, de su condición de adoptabilidad definida por el Tribunal de Roma, y de la posibilidad de que en unos meses más, con la asistencia y seguimiento permanente de los Servicios Sociales italianos, se evalúe la posibilidad de que K. pueda estar inserta en una familia adoptiva”, reza la minuta.

Finalmente, y de acuerdo a la Fundación, hoy Greta continúa viviendo en el hogar para niñas, sigue yendo al colegio y “está hablando italiano bastante bien”.

A continuación, el contenido de la minuta completa: