La clave del estado de derecho está precisamente en la superación del “ojo por ojo, diente por diente”