La prensa turca recibió hoy tan polarizada como la sociedad la victoria electoral en las presidenciales del domingo de Recep Tayyip Erdogan con el 52,5 % de los votos, con editoriales que elogian o critican al mandatario.

La mayoría de los periódicos, afines al gobernante islamista Partido de Justicia y Desarrollo (AKP), destacó como positiva la victoria de Erdogan, así como el cambio a un sistema presidencialista.

“Primer paso para el cambio”, “Victoria del presidente”, “Otra vez, en el nombre de Dios” o “¡Sí! Democracia para siempre”, titulan los periódicos afines al AKP más leídos del país.

Por otro lado, los rotativos críticos con el Gobierno destacan las desigualdades entre los partidos -con ventajas en atención mediática para el AKP- durante la campaña electoral, y los incidentes ocurridos durante los comicios.

“Elecciones injustas”, “Comicios polémicos” y “Firmemente atrapados”, titulan algunos de estos rotativos.

El columnista del diario Hürriyet Abdulkadir Selvi, del que se conocen sus cercanos vínculos al Gobierno, señaló hoy que “el carisma de Erdogan no ha menguado”, aunque remarcó que “los seguidores del AKP apoyan a su líder, pero no muestran el mismo interés en el partido”.

Selvi aludía al resultado del AKP en las parlamentarias (42,5%), que ha perdido un 7 % de los votos respecto a las legislativas del 2015.

Pese a ganar solo 295 de los 600 escaños del Parlamento, el AKP podrá gobernar con mayoría gracias a una coalición con el partido nacionalista MHP.

El analista político también apunta que la gran decepción ha sido la candidata del nuevo partido IYI, Meral Aksener, que obtuvo el 7% de los votos en las presidenciales, muy por debajo de la intención de voto en algunas encuestas.

El director del diario Hürriyet Daily News, Murat Yetkin, advierte que Erdogan conserva la mayoría gracias a la coalición con el MHP – que obtuvo el 11% de los votos-, y que este partido tendrá también influencia en la presidencia.

“Devlet Bahçeli (líder del MHP) ha demostrado a todos que su partido no está acabado. La resistencia del MHP fue una de las sorpresas de estas elecciones. Se ha convertido en un jugador clave en el Parlamento”, señalaba.

En otro editorial, el opositor Cumhuriyet, el diario más antiguo de Turquía, prestigioso aunque poco leído, lamentaba la victoria de Erdogan con el titular “La democracia ha perdido”.

“Existe una contradicción irreconciliable entre el islam político y la democracia, estamos hablando de dos conceptos que no pueden coexistir. Al ganar la presidencia y el Parlamento, el islam político declara su victoria en Turquía”, señala hoy el analista político Aydin Engin.