Siéntese y tome nota.

Este martes el diario La Tercera publicó un desglose ultra detallado con lo que ganan los diputados y senadores de la República, todo esto en medio de la discusión del proyecto que busca rebajar su dieta parlamentaria, considerando la realidad que vive el país y las brutales diferencias existentes entre dichos sueldos y los que reciben los chilenos.

De acuerdo al medio antes citado, los parlamentarios obtienen un sueldo bruto mensual de $9.349.851. El monto líquido varía dependiendo de los beneficios tributarios, cargas familiares y la edad de cada representante, pero en simple, su dieta va entre los 7 millones y los 5 millones y medio. Si se busca sacar un promedio, se puede decir que alcanzan una renta líquida de $6.320.154.

En tanto, en la Cámara de Diputados publicaron una cifra referencial de $6.602.482, que ya estima la AFP, seguros de salud e impuestos. Vale decir que por acuerdo de comisión de régimen interno, no se informa la renta líquida de cada parlamentario.

Por si la suma fuera poca, los miembros de la Cámara reciben además las asignaciones mensuales que están destinadas para pagar personal, bencina, gastos operacionales, celulares, pasajes, viáticos, arriendo de oficinas, planes de telefonía y TV, páginas web y asesorías externas, entre otras.

Para los senadores el monto máximo es de $20.242.101, mientras que para los diputados la cifra es de $11.242.954.

Visto de otra manera, el sueldo de los parlamentarios es similar al de los gerentes generales en Chile y también es lo mismo que 34 sueldos mínimos .

Cabe recordar que los diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson han impulsado desde hace algunos años una rebaja a la dieta parlamentaria para que no exceda los 20 sueldos líquidos, o sea, que se fije máximo en $5.520.000.

Cabe recordar que durante los primeros años los parlamentarios no cobraban sueldos. Ya en 1925 se fijó una dieta de 2 mil pesos de aquellos años. En caso de falta o inasistencias se les descontaban 50 pesos.

La Constitución del 80 dice sobre este tema que “los diputados y senadores percibirán como única renta una dieta equivalente a la remuneración de un ministro de Estado, incluidas todas las asignaciones que a estos correspondan”.