“¿Dónde están los movimientos que defienden a las mujeres?” Esa fue la polémica pregunta que realizó José Antonio Kast en su Twitter, a raíz del asesinato de la funcionaria de la Universidad de Chile, Margarita Ancacoy. Tras la publicación del político ultra conservador, una avalancha de críticas recibió el líder de Acción Republicana.

En respuesta o no a esas críticas, la Asamblea de Mujeres de la Universidad de Chile lanzó una declaración pública en donde abordan lo ocurrido con la mujer de 40 años brutalmente asesinada por cinco hombres a pasos del recinto académico.

Allí reconocen las acciones que se han realizado internamente como los tres días de duelo institucional, la velatón que se realizó en distintos espacios universitarios, la eliminación temporal del horario de entrada a las 5:30 am y la realización de asambleas para definir mejoras en las condiciones laborales de los funcionarios de la universidad.

Además reconocieron que la “Federación de Asociaciones de Funcionarios de la Universidad de Chile (FENAFUCH) ha solicitado al rector (Ennio) Vivaldi la realización de una investigación sumaria en donde se establezcan las responsabilidades administrativas correspondientes, dada la desprotección que vivió Margarita al trasladarse a su trabajo”.

“Desde la Asamblea de Mujeres Beauchefianas surgió la comisión de condiciones laborales que integra a estudiantes de diversos departamentos y de otros grupos organizados integrantes de la comunidad, entre los que se encuentra la articulación con la Universidad Popular Patricio Manzano, quienes trabajan directamente con funcionaries y pueden aportar en la resolución de conflictos respecto a condiciones laborales”, agregaron.

También aclararon que el mismo día del asesinato de Margarita “las estudiantes feministas de la Universidad de Chile entregamos nuestro nuestro petitorio unificado al rector Ennio Vivaldi, en donde reunimos semanas de trabajo y reflexiones para transformar la Universidad de Chile en un espacio seguro, más justo y libre de violencia machista”.

Indirectamente apuntaron a las críticas que han recibido y señalaron que “la precarización, la discriminación y la pobreza son violencias que están presentes dentro de la sociedad patriarcal que habitamos, por lo mismo, rechazamos profundamente los dichos construidos desde la desinformación y con malas intenciones. Nuestra lucha es transversal a las violencias de la sociedad y del sistema neoliberal”.

En la misma línea, rechazaron “el desvío mediático que la prensa se ha encargado de difundir mediante discursos de odio contra migrantes”.

Léelo completo a continuación: