La abogada Fabiola Letelier, premio nacional de Derechos Humanos 2018, comentó en una entrevista realizada por la Universidad de Chile, sobre la posibilidad de indultar a violadores de derechos humanos, las torturas en las cárceles de nuestro país y el movimiento feminista.

Quien fuera una de las personas determinantes en el encarcelamiento del ex director de la DINA, Manuel Contreras, aseguró que “la tortura es un delito gravísimo que debe ser rechazado y eliminado en todas sus formas”.

Sobre el reconocimiento, Letelier sostuvo “es algo que valoro mucho y que tiene un profundo significado para mí por lo que representa en mi vida la exigencia del respeto de los derechos humanos a todo nivel. Espero seguir contribuyendo a esta causa porque es fundamental que la sociedad chilena pueda comprender los dolores, las angustias y las imitaciones que tantos sectores han vivido y siguen viviendo en nuestro país”.

La hermana del asesinado Orlando Letelier, asesinado por la dictadura de Pinochet, sostuvo que “la lucha por los derechos humanos en Chile ha avanzado, pero aún está incompleta. Hoy la lucha está concentrada, entre otros temas, en el movimiento feminista. Es algo que surgió con mucha fuerza y creo que la Universidad -sobre todo a través de sus estudiantes y académicas-, cumple un rol central como espacio para que la mujer pueda actuar en igualdad de condiciones en la totalidad de los espacios”.

En este sentido, Letelier aseguró que “es una tarea difícil pero necesaria para seguir avanzando en la igualdad de derechos. Es fundamental que exista una conciencia general sobre los problemas que las mujeres aún enfrentamos para asi derribar las barreras y las limitaciones. Eso es lo que ha instalado el movimiento feminista, que yo creo será cada vez más amplio y tendrá mayores avances en la búsqueda del cambio, la verdad y la justicia”.

Consultada por la posibilidad de que violadores de Derechos Humanos que están presos en Punta Peuco reciban un indulto, Letelier declaró que “Creo -sincera y profundamente-, que quienes han cometido delitos gravísimos, establecidos así en nuestras normas y en el derecho internacional, no pueden acceder a sistemas especiales de protección ni a mecanismos que puedan significarles la libertad o disminución de condenas”.

La abogada enfatizó que “sería un error gravísimo que no podemos tolerar, sobre todo cuando se trata de crímenes tan serios y graves, cuyos efectos no se han borrado ni se borrarán pronto en nuestro país. Esto no puede aceptarse, ya que siguen existiendo detenidos desaparecidos, pactos de silencio y nulo arrepentimiento sobre tantas atrocidades cometidas contra miles de chilenos. Hay que rechazar la posibilidad de cualquier indulto y necesitamos seguir insistiendo en la búsqueda de verdad y justicia”.

Respecto a quienes avalaron las torturas recibidas, por los ciudadanos ecuatorianos acusados de asesinar a una funcionaria de la Universidad de Chile, Letelier acusa que “esas expresiones me parecen inaceptables. Es fundamental condenar la tortura en cualquier situación y contexto y respecto de cualquier persona, independiente de sus convicciones políticas, nacionalidad o raza. A los organismos de derechos humanos les ha costado mucho esfuerzo que la tortura pueda tener una condena clara y definitiva. Hemos conseguido dar pasos importantes, pero necesitamos seguir avanzando. La tortura es un delito gravísimo que debe ser rechazado y eliminado en todas sus formas. Hay que tener claro que los presos son personas y tienen derechos humanos, así como instituciones especiales que los rigen, las que deben ser respetadas. Esto no significa omitir u olvidar los delitos que cada persona pueda haber cometido. Es un tema en el que hay mucho por hacer aún para alcanzar el Estado de Derecho para una sociedad justa”.