Una denuncia por maltrato laboral cayó sobre la periodista y panelista del matinal de CHV, Scarleth Cárdenas, consignó esta tarde El Dínamo.

De acuerdo al medio antes citado, la acción se interpuso por “malos tratos que mantiene con una persona del equipo que trabaja para Portavoz Noticias”.

En conversación con El Dínamo, el gerente general de Arcatel (Asociación Regional de Canales de Televisión), Rodrigo Moreno, confirmó que efectivamente existe la denuncia y señaló que “estos procesos internos tienen el carácter de confidencialidad por respeto a, por un lado el resguardo de cualquier trabajador que denuncia, y por otro lado de un denunciado que merece presunción de inocencia”.

Añadió que el protocolo que posee Arcatel obliga a realizar una investigación que luego da a conocer a la Inspección del Trabajo. Al término de la investigación, la fiscal interna “entrega un informe con los resultados y las sugerencias que proponen. Eso se informa a la Inspección del Trabajo para que ellos lo visen y si es que hay que tomar medidas”.

Scarleth Cárdenas entregó su versión al medio antes citado. Explicó que a la denunciante la conoció “como estudiante en práctica en TVN. La invité a trabajar en Arcatel. Al cabo de casi un año, le propuse ascender al cargo de editora. Y a las pocas semanas en el cargo, ya había cometido serios errores. Y sin embargo, asumí la responsabilidad en todas las ocasiones ante el directorio”.

Junto con ello, sostuvo que “en todos mis trabajos siempre he actuado desde el respeto”.

Añadió que “le escribí una carta al directorio de Arcatel para pedir que se investigue a fondo y todos los trabajadores de Arcatel y compañeros de oficina fuesen consultados. Porque tengo la certeza absoluta del respeto con el que siempre he actuado. Y eso me da la tranquilidad de pedir tal investigación”.

“Estoy a la espera de esa investigación y sólo esperaría que cuando se escuche a todos los miembros de la oficina y esto quede claro, exista la grandeza para pedir disculpas por el daño causado. A todos nos asisten derechos y deberes. Y nadie tiene derecho a hacer daño. Mucho menos, gratuitamente” cerró.