Una mujer que durante varias horas protagonizó una protesta aislada contra la política migratoria del Gobierno de Donald Trump en el pedestal de la Estatua de la Libertad en Nueva York, aceptó bajar del lugar asistida por dos agentes policiales.

La mujer, que no ha sido identificada, estaba protestando contra las medidas migratorias de la Administración de Donald Trump y la decisión de las autoridades de separar a las familias de inmigrantes indocumentados.

La activista, después de permanecer unas tres horas en el lugar, bajó de la estatua asistida por dos agentes policiales, que previamente habían amarrado su cuerpo con cordajes para garantizar su seguridad cuando descendiera del pedestal.