Este jueves el Presidente Sebastián Piñera presentó el proyecto de Ley de Integridad Pública, que busca, entre otras cosas, regular el ingreso a la administración pública de parientes de autoridades, tras las acusaciones de nepotismo que surgieron en su tras el anuncio de su hermano Pablo Piñera como embajador en Argentina.

En ese contexto, y previo a comenzar el discurso, se instaló en el podio y revisó papeles en búsqueda de su declaración y tras buscar el documento durante un minuto a modo de broma preguntó: “¿Quién metió mano aquí?… Si no es mi mujer, es el diablo”. Tras los dichos, generó risas en la prensa asistente.

Revisa el momento a continuación: