La Fiscalía colombiana desmanteló una organización narcotraficante que se dedicaba al envío de cocaína de Colombia a España, Estados Unidos, Ecuador y Chile, informó hoy el ente acusador en un comunicado.

Luego de una investigación de dos años, las autoridades colombianas emitieron órdenes de captura contra siete integrantes de esta red, denominada “La Unión”, que utilizaba correos humanos para enviar cocaína a diferentes partes del mundo.

Entre las siete personas figura el máximo cabecilla de “La Unión”, Álvaro de Jesús Toro, alias “Ruso”, al que se le incautaron dos kilos de cocaína al momento de su captura y quien ya había estado preso en Estados Unidos por narcotráfico.

Asimismo, fueron detenidos una madre comunitaria del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) que usaba su hogar para guardar las maletas cargadas con cocaína y un dominicano que, según la Fiscalía, contactaba mujeres extranjeras para sacar droga de Colombia.

De acuerdo con la Fiscalía, esta red traficaba el alcaloide en placas adheridas a las paredes o fondos de los equipajes y suelas de zapato, luego de impregnarlas con sustancias odontológicas para engañar a los perros antinarcóticos.

Asimismo, es acusada de coordinar el montaje de un laboratorio de cocaína en la ciudad española de Tarragona, que fue desmantelado en enero de 2017 en una redada en la que resultaron detenidos cinco colombianos.

Los delincuentes también habrían prestado el servicio de cobranza por medio de amenazas, hallazgo que permitió al Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía evitar un atentado a un colombiano que iba a ser asesinado por reclamar cerca de 25.900 dólares que había entregado a un intermediario para la compra de un lote de criptomonedas.

Los capturados, según la Fiscalía, responderán por los delitos de “concierto para delinquir con fines de narcotráfico agravado, tráfico de estupefacientes, constreñimiento ilegal, tentativa de extorsión y porte ilegal de armas de fuego”.