Una caída de 48,1% mostró la inversión extranjera directa en Chile el año pasado, de acuerdo al informe sobre la región y El Caribe que dio a conocer en la víspera.

Según el organismo que lidera Alicia Bárcena, en 2017 entraron capitales por US$6.419 millones, cifra que se compara con los 12.374 millones que se registraron de 2016.

El de Chile fue el peor retroceso el año pasado en toda la región seguido por Brasil (-9,7%) y México.

“En 2017, los flujos de entrada de IED a Chile cayeron por tercer año consecutivo, llegando hasta los US$6.419 millones, un nivel cercano al de 1993, medido como porcentaje del PIB (2,3%)”, precisó Bárcena

Según explica, la merma “está relacionada con el descenso del precio del cobre entre 2011 y 2016, así como con el exceso de capacidad que se generó durante el período de precios altos”.

Para este año -agrega el informe-  se espera que “los flujos de IED aumenten, por un lado, debido a la concreción de proyectos anunciados con anterioridad -particularmente en el sector de las energías renovables- y, por otro, debido a las mejores perspectivas que se vislumbran desde inicios de 2017 en la tendencia del precio del cobre, lo que podría aumentar la producción minera y hacer rentables nuevos proyectos”.