¿Se fuma marihuana desde que el mundo es mundo? ¿Desde cuándo se fuma marihuana?

-El primer registro de la relación entre los humanos y la cannabis está datada hace 12 mil años atrás, que son restos de cuerda de cáñamo, en Japón, Corea y en otras parte de Asia. La teoría botánica es que la planta apareció en Eurasia, principalmente en el cordón de Los Balcanes hacia el oeste y en el este, Japón.

¿Ahí están también los primeros fumetas?

-No, esos son registros del uso de cáñamo como fibra. El primer registro de fumetas estaría entre el año… hace cuatro mil, seis mil años. El primer registro escrito, hace cuatro mil años, que aparece el nombre es en los textos védicos. Y tiene dos nombres. Hay uno que se llama la tarva veda que significa la ciencia de los encantos. Y es un texto védico. Estos textos compilaban toda la sabiduría de los indios. Y ahí tiene dos nombres la planta de marihuana: una que es vijonia, que es fuente de felicidad y victoria; y el otro es ananda, fuente de vida. Por el significado uno puede deducir que en el fondo ya conocían (fuente de felicidad) el efecto recreativo. De eso hay muchos registros posteriores hasta la actualidad.

¿Y la primera pipa de marihuana?

-La primera que se encuentra con restos de marihuana en su interior también es de hace cuatro mil años, que se encuentra en una ciudad de Rumania, al este de Bucarest.

Ahí la marihuana ya estaba más cerca de occidente.

-Claro. Y hace seis mil años atrás hay registro de su uso recreativo en China.

Entonces, si bien hace 12 mil años están las pruebas arqueológicas de su cultivo, partió cultivándose sobre todo como fibra, y después los registros más antiguos de su uso como droga son entre seis mil y cuatro mil año atrás. Entonces, podemos decir que se fumaba desde hace seis milenios.

De esos años, ¿hay registros de pueblos más volados que otros, en donde se advierta un uso más masivo?

-Lo que pasa es que en esa época había muchas tribus nómades. La tribu que figura como responsable de haber extendido el uso en toda el área de Asia y la zona de Europa oriental  son los escitas, que es un pueblo guerrero. Y ellos tienen el primer registro de alguien que describe directamente el uso como droga. Eso lo escribe Heródoto.

Eso se conoce poco.

-Se conoce si uno lee mucha literatura de botánica, pero la gente que consume, en general, no tiene mucha idea. Que es una de las ideas de mi libro. Principalmente que alguien que consuma marihuana se la pueda regalar a alguien que le tiene miedo a la planta, que cree que esta planta te puede generar adicción inmediatamente, etc.

¿Por qué existe ese miedo, cuándo nace esa satanización de la marihuana?

-La hierba del diablo, como se le llamó hace mucho tiempo, nace en la década del ’30 en Estados Unidos que es cuando comienza la primera campaña para prohibir o controlar un montón de sustancias que hasta entonces eran de libre acceso. Estamos hablando de todas; coca, heroína, etc. Todas esas sustancias se vendían en farmacias. En 1937 es la primera ley hecha sólo para la marihuana, que es la ley de impuestos a la marihuana, cuando se grava a la marihuana para todo tipo de uso. Y eso lo genera, es bien interesante, porque esa campaña la generan básicamente dos personas: Uno que es Harry J. Anslinger, que es el primer zar antidrogas que existe en la historia de la humanidad.

Lo particular de este personaje es que siempre pensó que era ineficaz, una estupidez, prohibir la marihuana, porque crecía de manera silvestre en muchas partes.

Era llegar, agarra, y fumar, en el fondo.

-Eso en primer lugar, y en segundo lugar el consumo estaba muy acotado en Estados Unidos. No era popular. Estaba circunscrita a puertos, como Nueva Orleans, algunas partes de Nueva York, sobre todo donde habitaban los socialité y los artistas. Era una droga de nicho. Y en Nueva Orleans, entre marineros, prostitutas y criminales.

Ha sido un poco la historia de la marihuana. Que el consumo se da en los polos. En los nichos y los bajos fondos, ¿no?

-Mira, si uno revisa la historia de las drogas, hay un gran libro de Escohotado, que se llama Historia general de las drogas, en el que hace un recorrido por todas las drogas, un libro irrefutable. Ahí se lee que casi todas se popularizan en la población partiendo primero en un consumo de nicho, y ese consumo de nicho normalmente siempre es entre artistas, intelectuales, socialité de la alta burguesía, y después desborda hacia el resto de la población.

Entonces, volviendo a Anslinger, en Estados Unidos parte la política de drogas que se instaura en el resto de occidente. Eso parte en 1937.

María o Juana

¿Cuál es el origen de la palabra marihuana? ¿De cuándo data el término?

-Hay varias teorías, ninguna está comprobada, pero hay dos que son las que más hacen sentido. Las que están mejor documentadas. La primera teoría dice que las hierbateras mexicanas, y eso está comprobado, ocupaban la cannabis con fines medicinales. Y la mayoría se llamaba o María o Juana, entonces nace por asociación. La hierba de MaríaJuana. La otra teoría proviene del nawatel, que es una lengua franca que usaban muchas tribus en Centro América. En esta malli  significa hierba para tejer y guana viene del taguani que se significa borracho alterado en cuerpo y mente. Claro, entonces esta hierba que sirve para tejer también provoca un nivel de intoxicación.

La llegada de la marihuana a Chile

Cuenta Marcelo Ibáñez que la primera plantación de cannabis en Chile es de 1550. En lo que hoy es Curacaví, que en esa época se conocía como el valle del Pangue. “Todo esto según investigaciones de historiadores chilenos a los cuales yo cito. No es una historia que yo descubrí por primera vez. Esto ya lo han trabajado historiadores: Nelson Rivas, Juan Caldichury, Hugo Quilodrán..”, dice.

Y quién funge como cultivador, como dealer entonces.

-Juan Bautista Pastene, que es como un compinche de Pedro de Valdivia.

¿Volado Pastene?

-No es volado porque en esa época los europeos, sobre todo, lo usaban para fabricar fibras de cáñamo. Fue muy importante la fibra de cáñamo para permitir la expansión colonialista europea. Gracias a eso pueden navegar distancias tan largas. Se calcula que cada carabela de Colón traía 80 toneladas de cáñamo. En todos los aparejos navales. Entonces, para crear papel y textiles, para eso lo cultivaban.

Hablamos de medio milenio de cultivo de marihuana en Chile.

-Sí, en total se ha cultivado cannabis en el campo chileno de manera ininterrumpida por 450 años. Pastene impulsó este cultivo en el valle del Pangue. Entonces, la plantación más al norte estaba en Coquimbo y la más al sur, Chiloé. Actualmente, sabemos que existe cultivo de Arica a Punta Arenas.

Después de Pastene qué personaje volao hay en la historia colonial o republicana de Chile.

-En Chile no existen registros del uso de la marihuana para volarse hasta 1969. Toda esa historia de 1550 hasta 1969 es cultivo para cáñamo. Lo que sí existe es que cumplió un rol muy importante la fibra de cáñamo en la Guerra del Pacífico, en la Independencia, etc. Hubo un edicto de la corona en que tú podías pasar de pobre a terrateniente plantando cáñamo. Si plantabas cáñamo en una hectárea, esa hectárea pasaba automáticamente a ser tuya. Entonces se pasaba de peón a terrateniente plantando marihuana. Pero no hay registro de volaos históricos.

El mito del Forestal

Ibáñez sitúa 1969 como el año en que comienza en Chile el consumo recreativo de manera más masiva. Ahí se produce lo que se llama el mito de Forestal.

¿Qué pasa ahí?

-En 1969 se estrena el documental Woodstock en el Normandie. Se generan grandes filas, de hippies, esperando entrar. Llega la policía y después de la película muchos se iban al Forestal. Ahí aparece el mito de la citroneta. El mito es que llega este hippie, cargado de marihuana de Los Andes, y se la empieza a regalar a otros hippies. Entonces cacharon, viendo Woodstock, que esta misma planta que crecía en el campo chileno, era la misma planta del documental. Entonces, empezaron todos a ir a las plantaciones del valle del Aconcagua. Al principio empiezan a intercambiar sacos de marihuana y a comprarlas por muy poca plata. Ahí se empieza a expandir el consumo entre los jóvenes hippies chilenos.

¿En ese tiempo se podía fumar en la calle?

-Era legal, la primera ley de drogas la hace Salvador Allende en 1973. Hasta entonces era legal fumar marihuana en la calle. Todos los hippies que yo entrevisté cuentan que fumaban al lado de los pacos y no pasaba nada.

¿En 1973? ¿Entonces es Allende el culpable de que no podamos fumar libres por las grandes alamedas?

-No sé si el culpable. Yo creo que el culpable es la política prohibicionista que logró expandir por todo el mundo Estados Unidos. Pero sí, efectivamente lleva la firma del Presidente Allende la primera ley de drogas en Chile que convierte en ilegal el consumo, tráfico y producción de una serie de sustancias entre las que está la cannabis. Eso es en mayo del 1973. Eso se produce por tres razones. Una es influencia geopolítica de Estados Unidos, que en el fondo impone esta nueva idea de la política prohibicionista aun cuando no existían emergencias de salud pública en el mundo que la justificaran. La segunda razón es que el consumo de marihuana y drogas en general era mal visto tanto por derecha como por izquierda. De hecho los primeros detenidos en Chile, por consumir cannabis en el Drugstore se da en 1969, antes de la ley que firma Allende. Ese caso como fue protagonizado por hippies de la clase alta, entre los que estaba un sobrino de Agustín Edwards, fue usado por toda la prensa de izquierda como un ejemplo del mal estilo de vida de la burguesía. Entonces se hizo en Chile por primera vez la asociación entre consumo, criminalidad y libertinaje sexual. La tercera es porque Chile se suscribió en 1961 a la Convención Única sobre Estupefacientes, que es el primer tratado internacional donde los estados firmantes se comprometen a perseguir y controlar el consumo de este tipo de sustancias, entre las que estaba la marihuana. Entonces se firma en 1961, se ratifica en 1969 y se hace ley el año 1973.

La sequía de la marihuana, la llegada del “paragua” y los mitos y leyendas

A fines de los 80 dicen que se produce una sequía de marihuana en Santiago y entonces irrumpe el llamado paragua, relata Ibáñez. En ese momento, se hablaría tiempo después, habría sido la dictadura la que ingresó al país otro tipo de sustancias.

Pero más allá de que se trate o no de un hecho político, dado que se sabe luego de los nexos de Pinochet con el narcotráfico, en Chile se continuó con el consumo, volviendo ya en el 2000 a los cogollos más puros.

Entonces, más allá del consumo de marihuana o de paragua,  que es producto de un contexto social determinado, qué cosas que se dicen de la cannabis podemos derribar. ¿Cuáles son sus mitos o historias freaks?

-Una historia freak para mí es Popeye. Popeye lo crea un escritor que se llama Elzie Crisler en 1919. En el principio de la tira cómica, antes de que se hicieran los dibujos animados, Popeye comía la espinaca por la pipa. No se la comía de la lata, como todos lo recordamos. La metía en la pipa y ahí se la comía.

¿Era como una pipa de marihuana?

-Pero éste es el dato. En los años 20, espinaca era el nombre que tenía la marihuana entre los círculos de fumadores de jazz. Era como el nombre en clave. Entonces ahí viene la teoría. Nadie alcanzó a preguntarle al creador de Popeye, pero existe esa teoría y a mí me parece bastante razonable.

También, como mito, está éste expandido por las películas, que mostraban que el personaje se fumaba un pito y empezaba a ver demonios. Cosa que cualquiera que haya fumado un pito sabe que no es así. Siempre se pinta como si pudieras alucinar, y es muy difícil alucinar con marihuana, a menos que la consumas de manera comestible. En grandes dosis. Ahí puedes ver cosas que no están.

Y el bajón. ¿Es real o es parte de la volá?

Raphael Mechoulam, que es una eminencia en el tema,  descubre por qué la cannabis tiene los efectos que tiene. Y descubre que todos los humanos, y todos los mamíferos que se han estudiado, tienen un sistema que se llama sistema endocanabinoide. Que es un sistema como el sistema muscular o como cualquier sistema fisiológico. Son receptores que están en algunas partes de tu cuerpo. En muchas zonas del cerebro, entre ellas, la que controla el apetito. Ahí voy al bajón. Entonces lo que hace es que tú produces tu propia cannabis porque el cuerpo, como tiene este sistema endocanabinoide, produce endocanabinoides. Pasa que como la cannabis es la única planta de todas las plantas de la tierra que produce químicos tan parecidos a esos que produce tu cuerpo, engaña a las células cuando tú la consumes, entonces la células creen que son endocanabinoides. Pero en realidad son fitocanabinoides.

*Un Viaje Fantástico, de Marcelo Ibáñez, Editorial Planeta, 211 páginas.