¿Cuál es tu opinión respecto al proyecto de las viviendas sociales del alcalde Joaquín Lavín?
-Me parece bastante buena la señal. Revertir un proceso de segregación que se ha ido construyendo desde que el mercado fue el que definió el uso del suelo urbano en todas las ciudades de Chile requiere del concurso de la mayor cantidad de autoridades comprometidas con la integración, y con reconstruir un Santiago en donde todos convivamos y donde no exista esta segmentación por barrios que ha traído una sociedad fragmentada como consecuencia fundamental.

¿Qué te parece la reacción que provocó en los vecinos la medida impulsada por el Municipio de Las Condes?
– Bueno, ellos son producto de una cultura, que es la cultura neoliberal, donde lo único relevante es el valor económico de sus casas y no son capaces de mirar más allá de sus propios intereses. Por lo tanto me parece una medida no solo justa, sino que además muy valiente y yo creo que hay que perseverar en ella.

Cómo ves que esta iniciativa haya sido impulsada por Lavín, y no haya ocurrido en los gobiernos de la Concertación.
-Hay algunas iniciativas sociales que se impulsaron dentro del cordón Américo Vespucio, pero no con lo emblemático que es hacer esto en Las Condes. Un poco en el sentido completamente contrario a lo que se hizo hace pocos años atrás cuando se desmanteló uno de los mejores condominios de viviendas sociales que se construyó en la época de Allende, que era la Villa San Luis, en Manquehue con Apoquindo. Y eso lo impulsó Las Condes en su momento. Aquí hay un cambio y un giro que me parece muy interesante. Ahora, efectivamente los gobiernos de la Concertación fueron de absoluta continuidad en términos de políticas urbanas y de vivienda de lo que hizo la dictadura, y eso es una de las grandes críticas que se le hace desde el mundo de la vivienda y del urbanismo a las políticas de desarrollo urbano de los primeros cuatro gobiernos que vinieron post dictadura.

Aparentemente el alcalde Lavín está trabajando por desde una veta más social, más inclusiva… ¿Qué opinas de su gestión?
-A mí me parece bastante plausible. Yo la verdad es que creo que podría llegar a representar a una derecha que no tiene mucha expresión en nuestro país hoy en día. Una derecha que no le tiene temor a abordar temas que son estructurales en nuestro país y que le harían muy bien. Ahora yo lo veo bastante solo. Más he visto que desde su sector lo miran con algún grado de prejuicio o crítica, pero me parece muy bien lo que está haciendo el alcalde Lavín en estos tiempos.