Con poquito. Un gol solitario de Samuel Umtiti en el 51′, Francia se instaló en la final del Mundial de Rusia 2018 al apear a Bélgica en la primera llave de semifinales, jugada en el Zenit Arena, San Petersburgo.

Los galos, que antes habían dejado en el camino a Argentina y Uruguay, en octavos y cuartos respectivamente, esperan para el domingo en Moscú al ganador del duelo que protagonizarán Croacia con Inglaterra este miércoles.

Francia, plagada de jóvenes jugadores y dirigida por el exvolante Didier Deschamps, repite el camino de Alemania 2006 cuando también se instaló en el partido definitorio por el título. En aquella oportunidad terminaría sucumbiendo ante Italia en los penales.

De ganar, se consagrarían por segunda vez en la historia luego del título que levantaron como locales en 1998 con Zinedine Zidane a la cabeza y, precisamente, Deschamps como capitán.