El proyecto que instalará viviendas sociales en el sector de Rotonda Atenas en Las Condes, tiene de cabeza al municipio comandado por Joaquín Lavín y a los vecinos. Varios de ellos han salido a reclamar diciendo que “vamos a tener ropas tendidas en todos lados”.

En respuesta a ellos, el Fan Page Chilena Promedio, subió un visceral y certero texto sobre la hipocresía, la segregación y el doble estándar de la sociedad chilena.

El texto parte diciendo: “A ti cuico de pelo fino y ojos azules, a ti que te molesta el olor a roto y a aliño. A ti majestuoso ser emergido desde la blancura y pureza de Dios que te “hace ruido” el piñén de los picantes paridos por la vagina oscura de una María de medio oriente recordada en un calendario de carnicería al justo arriba de la cocina de 4 platos que guarda ollas y no comida en el horno. A ti de apellido con guión, que te preocupa la plusvalía de tu casa y la ropa tendida en los balcones que le van a dar un toque carcelario al barrio, a ti que inquieta y asusta la delincuencia que va a dejar en tu propia casa, la evidencia que, en Chile hay gente pobre y que necesita apoyo del estado pa tener un lugar digno donde vivir”.

“A voh, cuico culiao que tenih la desfachatez de golpear la marmicock en plena rotonda Atenas, como si de verdad fuera la olla la que se va a ver afectada con la llegada de gente pobre al vecindario. A voh te digo, vieja facha, que con tus graznidos y peinado de los 60 asumes que la clase trabajadora es toda delincuente (que además somos nosotros mismos los culpables de nuestra propia delincuencia) y que nos vemos mejor en otro lado, Bajos de Mena, la Huamachuco y la Parinacota. A voh que te gusta dividir la pobla con la autopista pa llegar más rápido a tu casa, pero cuando un pedazo de la autopista de se pone en tu jardín es como si te condenaran al infierno. A voh que condenai el aborto de las cabras pobres y cuando la pobre pare por fin a ese feto que defendiste, la querih tirar bien lejos pa que con su prole no te ensucie la platabanda verde y aseada con papeles de Kilate y pañuelos con mocos verdes de todos los huachos chicos que parió. Voh weón de voz ronca, que te caen bien los pobres cuando están a tu servicio, pero no cuando son tus vecinos, voh aspiracional que porque te endeudaste 100 años en un departamento se te olvida que tu mami le compraba calcetines al ambulante en la Plaza de Maipú pa abrigarle las patas a toda tu familia”, prosigue.

Luego, apunta con que “a ti, rucia natural, que te gusta ir a Patronato a vestirte barato, a Bandera pa’ verte estilosa y a tomar terremoto a un bar con olor a pichí pa quedar curá como pico y tener onda con tus amigas de la pastoral. A todos y todas ustedes aspiracionales de mierda y levantaos de raja, ese mismo weón y weona pobre que no querih que llegue a vivir a tu barrio toca tu comida antes que tu cuando la embala en la fábrica encerrado sin luz natural en Camino a Melipilla”.

“Esa weona pobre a la que aborreces, te cria a los cabros chicos y les sostiene la mamadera mientras te plancha con cuidado la blusa de seda p’a que no parezcai un mamarracho en tus juntas de amigas del colegio.”, dice asimismo.

Como corolario, cierra: “A todos y todas ustedes cuicos culiaos, dejen de tenerle miedo a los rotos de mierda, los tiempos de Machuca terminaron (en teoría) y aunque lleguen mil pobres a vivir a Las Condes, ustedes seguirán siendo tan cuicos como antes y nosotros los mismos rotos de siempre. En el Mapocho todas las mierdas se juntan y en la tierra todos los gusanos hacen fiesta con nuestra carne”.

Revisa la publicación original acá