Mientras algunos vecinos del sector de la rotonda Atenas en la comuna de Las Condes protestan y cacerolean por el proyecto de viviendas sociales que pretende edificar Joaquín Lavín, una parroquiana se queja de la situación que califica de indignante.

“Es una estupidez. Y me da mucha ira que gente que es de tendencia de izquierda sean las más personas que echan a los pobre afuera. Si el pobre nos hace el aseo en la casa, nos hace el jardín, nos coce la ropa, nos lava, nos plancha. De qué estamos hablando. Todos nacemos iguales, todos. No hay ni uno que nazca diferente”, dice la señora, que además afirma que consideró indignante el cacelorazo.

“Por eso me levanté, ni siquiera me he duchado, me vestí y me vine a reclamar. Me parece inhumano. Y después encuentro un montón de viejas que las vi en la iglesia”, prosigue.

“Estoy con el alcalde que se hagan éste y otros más. Ojalá hubieran muchos más”, afirma.

Pero eso no es todo, y acá la frase más aplaudida que saca en medio de su alocución: “Todos nacemos desnudos, no hay nadie que nazca con joyas. Nosotros nos vamos a morir en pelota, nadie se va a ir con una casa o con un auto“.