Durante la mañana de este jueves falleció el primer uniformado condenado por violación a los DD.HH que cumplía sentencia en Colina 1, el excarabinero Leonidas Bustos San Juan (87).

En 2015, Bustos fue sentenciado a 10 años y 1 día de presidio junto a Juan Guzmán Valencia y René Ortega Troncoso en calidad de coautores de homicidios, luego de una investigación desarrollada por el ministro en visita Mario Carroza que acreditó su participación como autor material en detenciones y ejecuciones de pobladores llevados a cabo en Quilicura, el 26 de septiembre de 1973.

En declaraciones recogidas por La Tercera, el abogado de los uniformados que cumplen condena por violaciones a los DD.HH, Raúl Meza, sostuvo que “a raíz de este nuevo fallecimiento de un interno de 87 años de edad y que padecía de una deteriorada condición de salud por su ancianidad, hacemos un llamado humanitario urgente y suplicante al Presidente Piñera para que conceda de inmediato el indulto presidencial a aquellos Internos de avanzada edad afectados por enfermedades crónicas y terminales que desean morir con dignidad junto a sus seres queridos”.

Junto a esto, le solicitó al mandatario que “no muera ningún interno más en las cárceles del país y que tome la decisión de indultar en vida al general (R) Orozco (85) y al ex inspector de investigaciones Altez España (92), los que ya le presentaron la petición de indulto presidencial. Los reos ancianos y enfermos no pueden seguir esperando ya que sus vidas se están consumiendo a la espera de su gesto humanitario

Los hechos
Según pudo comprobar la indagatoria llevada a cabo por Carroza, “el día 26 de septiembre de 1973, en el sector norte de la Región Metropolitana, comuna de Conchalí, funcionarios de Carabineros, pertenecientes a diversas unidades de la jurisdicción, efectuaron diversos procedimientos sin orden judicial, algunos de manera conjunta con personal del Ejército e Investigaciones, a sectores como la Villa Araucanía, los campamentos La Arboleda y Carlos Cortés Díaz y a las poblaciones El Cortijo, Eneas Gonel y Santa Mónica y detuvieron sin justificación legal alguna, entre otros a los pobladores Ramón Bernardo Beltrán Sandoval, Abraham José Romero Jeldres, Rodolfo Ismael Rojas González, Juan Luis Inostroza Mallea y Carlos Alejandro Ibarra Espinoza.

En la madrugada del días 27 de septiembre de 1973, funcionarios de la tenencia Eneas Gonel Marín, en cumplimiento de órdenes emanadas del jefe de la unidad policial, retiran del cuartel a los detenidos y en una camioneta, los trasladan hasta el sector de Portezuelo, comuna de Quilicura, donde se bajan los funcionarios y los detenidos, a quienes lo hacen arrodillarse y les ejecutan disparándoles en la región craneal”.