Durante este jueves, el fiscal Emiliano Arias detuvo al excanciller del Arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz Toledo (56), bajo los cargos de abuso sexual y estupro reiterado.

La información recabada por el fiscal, a raíz del inédito allanamiento que realizó el pasado 13 de junio en las oficinas del Arzobispado de la capital, indica que existe evidencia sobre estos presuntos delitos desde el 2002 hasta marzo de este año.

Según La Tercera, hasta el momento existen 7 víctimas –que tenían entre 11 y 17 años al momento de los hechos- cuyos casos estaban en manos de autoridades de la Iglesia, y que ahora están en conocimiento del Ministerio Público .

Entre ellas figuran cinco sobrinos del religioso, un acólito y otro denunciante abusado en el año 2004 en la ciudad de Rancagua, clave para que Arias accediera a los antecedentes.

Respecto al actuar de Muñoz, el medio indica que “el patrón de conducta es similar al de otros victimarios: se ganaba la confianza de los niños, se convertía en su confesor, posteriormente les realizaba tocaciones, pedía que lo masturbaran y en al menos un caso hubo acceso carnal. Existen, además, otras tres denuncias de actuaciones sórdidas: el religioso exhibiéndose o solicitando que lo tocaran sin que los menores accedieran”.