“Estamos enfermos. Lo que está pasando en Las Condes nos avergüenza a todos. ¿Cómo es posible que un grupo de personas se organice con el único objetivo de rechazar públicamente a sus vecinos sólo por tener menos? ¿Por qué la plata que tenemos en nuestro bolsillo nos hace tan distintos que no podemos compartir las calles, los colegios y las plazas? Lo que está pasando en Las Condes es clasismo”, escribe el Director Social de TECHO-Chile, Gonzalo Rodríguez, a propósito de la polvareda que se levanta con el proyecto que pretende levantar Joaquín Lavín.

Según dice, “nos hemos acostumbrado. Cuando los primeros veinte minutos de los noticiarios criminalizan la pobreza; cuando juzgamos al migrante que viene a Chile a buscar oportunidades; cuando importa más el apellido que tenemos, el colegio en el que estudiamos o la comuna en la que vivimos, terminamos provocando el deseo de separarnos y tememos a quien es distinto”.

Rodríguez habla además de que “la reacción cargada de estigmas que hemos visto estos últimos días abre una herida profunda que tenemos como sociedad. Nos avergonzarnos, pero por lo mismo tenemos que trabajar para revertir estas injusticias”.

Por eso llama a cambiar los paradigmas y de esa manera fomentar “el encuentro entre todos a través de mejores políticas de integración. Vivir juntos es una necesidad humana, nos permite a todos gozar de las oportunidades que la ciudad entrega. Es de esta manera que logramos construir ciudades justas y sociedades sanas que no estén supeditados al mercado ni a prejuicios y discriminaciones”.