Ministro, ¿qué alcance tiene, cómo se le explica a la gente que un parque nacional como las Siete Tazas, que pertenece al Estado, se concesione?

-Hoy día a las personas se les cobra una tarifa por parte de la Conaf, el día de mañana con la concesión, esa tarifa no se puede cobrar. El parque tiene una superficie de 4 mil hectáreas, lo que se está concesionando es un 0,7 por ciento de la superficie total del parque; es decir, 38 hectáreas. Y se concesiona a la municipalidad de Molina y a una empresa privada conformada por empresarios locales de la región del Maule. Básicamente la concesión se realiza para dotar de infraestructura hotelera y gastronómica a una de las maravillas más lindas que tenemos en Chile y que hoy día no lo tiene. Hay esfuerzos locales por entregar servicios, pero no tienen un impacto real en los turistas. Hay una cifra que se discute, pero entre 70 mil y 100 mil personas al año visitan el parque y esas personas tienen dos posibilidades: o alojan en carpa o van por el día. Entonces para desmitificar algunas cosas: primero, no hay ninguna privatización, solamente se concesiona el 0,7 por ciento del parque; segundo, hoy día se cobra una tarifa por entrar al parque y el concesionario el día de mañana no puede cobrar nada. Eso está en el contrato.

Si el lugar va a contar con una infraestructura hotelera que no tenía antes, pudiera ser que la gente que, por ejemplo, va por el día o en carpa, y que no tiene los recursos para pagar un hotel, se sintiera discriminada.

-Yo pienso que no, porque el alojamiento en carpa tiene una categoría que siempre va a ser especial y muy entretenida. Eso, por supuesto, se garantiza en términos de espacio. Las personas que van y disfrutan del alojamiento al aire libre lo van a seguir haciendo, nadie les va a poder cobrar un peso, más allá de la tarifa que determine Conaf (eso no tiene nada que ver con la concesión). Nadie les va a poder cobrar un peso por poner su carpa en un lugar de las Siete Tazas. Eso está establecido en el contrato y si se incumple, la concesión termina automáticamente.

Usted mismo dijo que los parque son un patrimonio de todos los chilenos. Entonces, ¿cómo uno le explica a la gente que esto que es de todos nosotros pasa a manos de un privado por un periodo determinado de tiempo?

-Yo entiendo que esa es la lectura y por eso nos hemos dado el tiempo para poder explicarlo adecuadamente en los medios y las redes sociales, porque los parques nacionales siguen un 100% en propiedad del Ministerio de Bienes Nacionales; es decir, van a seguir perteneciendo a todos los chilenos. El hecho de que se entregue un porcentaje menor del parque a un concesionario para que desarrolle un proyecto de infraestructura hotelera y de servicios, que hoy no existe, creo que es una buena noticia. Ahora, me parece que es legitima esa preocupación ciudadana. Pero no hay privatización, sólo hay concesión, éste es un modelo que aplicó la Presidenta Bachelet, a propósito de Rapa Nui, que es un modelo exitoso, que está funcionando muy bien.

¿Vienen más concesiones?

-No están planificadas por ahora, queremos evaluar cómo funciona esta concesión, miramos con muy buenos ojos lo que está pasando en Rapa Nui, pero si esto funciona, finalmente demuestra en un tiempo que mejora la economía local, que protege el medio ambiente y que incentiva el turismo, yo creo que vamos a terminar convenciendo con esos argumentos a la ciudadanía.

¿Por qué la diferencia en el tiempo que se le otorga la concesión al privado (25 años) frente al municipio(10 años)?

-En el caso del privado va a desarrollar un proyecto turístico que incluye también cabañas y lodge y se requiere mayor tiempo para recuperar la inversión. Además por el tamaño de la concesión, 2,7 hectáreas al municipio y 36 a la empresa. Entonces va muy de la mano con el tipo de inversión que se va a realizar. Pero insisto, Bienes Nacionales siempre conserva la facultad de poner término al contrato si las garantías no se cumplen.

La agrupación Amigos de la Naturaleza Radal Siete Tazas dicen que los dejaron de brazos cruzados y que no fueron considerados en la discusión del proyecto.

-Fue una licitación pública, todas las personas que querían participar pudieron haberlo hecho, se presentaron dos oferentes en cada una de las dos licitaciones, es la primera vez en la historia que se hace una licitación pública para concesionar áreas de un parque nacional, entonces estaban todos invitados, pero más allá de que ellos hayan participado, las puertas del Ministerio están abiertas.