Una insólita situación es la que denunció este miércoles la Fundación Equidad Chile, liderada por el médico Tomás Lagomarsino, quienes fueron marginados de las mesas de trabajo para la creación del Acuerdo Nacional de Salud, convocado por Sebastián Piñera en mayo pasado, debido a que su propuesta inter-sistema busca modificar aspectos claves de las Isapres, uno de los pilares del financiamiento de la salud en Chile.

“Hemos tratado de presentar nuestra propuesta que contiene una mirada estructural del sistema de salud chileno abordando los problemas de financiamiento y administración a la mesa del Acuerdo Nacional del Gobierno. Sin embargo, desde el Ministerio de Salud nos han insistido que tenemos que restringirla a Fonasa sin referirnos a las Isapres”, explica Lagomarsino en un comunicado de la fundaci´no.

Según informa Equidad, desde el Minsal se comunicaron para que adecuaran su propuesta y fuese presentada a la subcomisión de Fonasa. Sin embargo, y en forma abrupta, se les informó posteriormente que la comisión dejó de sesionar y que la propuesta de esta fundación quedaba fuera definitivamente del Acuerdo Nacional de Salud.

La propuesta busca la creación de un fondo inter-sistema que conecte la recaudación de dineros de las Isapres y Fonasa para compensar las diferencias de riesgo entre la administración estatal y privada, con el fin de mejorar la atención médica de todos los pacientes del sistema de salud.

“Hoy la cotización obligatoria del 17% de la población bajo la cobertura de las Isapres es prácticamente igual a la que aporta el 80% de los chilenos a Fonasa. Esta inequidad se ve agravada puesto que las Isapres discriminan para seleccionar en ese 17%, que hoy son en su mayoría hombres, jóvenes, sanos y con la mayor cantidad de recursos. Entonces sus aportes, que podrían ir a un fondo inter-sistema, van directo al lucro de las aseguradoras. Si el Presidente Piñera quiere hacer cambios estructurales, ¿cómo pretende hacerlos sin tocar el financiamiento de la salud privada?” agregó Tomás Lagomarsino.

En el mes de mayo, el mandatario anunció la creación de un Acuerdo Nacional de Salud para el país. Fue ahí cuando pidió la entrega de un informe en 90 días (los que terminan la segunda quincena de agosto), a las diversas mesas de trabajo donde se invitaría a representantes del área de la salud, políticos y actores de la sociedad civil.

“No es posible pensar en un Acuerdo Nacional de la Salud si no se toca el lucro que hacen las Isapres con el dinero de los trabajadores chilenos. Se debiera avanzar hacia un fondo único que permita financiar las necesidades de salud, sin discriminar si ese paciente se atiende por el sistema público o privado. Así funciona en muchos países como Inglaterra, España, Argentina, entre otros. No es posible que esos dineros se vayan directo al bolsillo de unos pocos dueños de Isapres y no al beneficio de los pacientes de Chile” concluyó el presidente de Fundación Equidad