El músico Álvaro Henríquez volvió a los medios luego de casi dos meses de reposo luego de un trasplante al hígado que en su minuto lo tuvo en condiciones muy críticas.

Entrevistado en Radio Bío Bío, el frontman de Los Tres, dijo que “Estoy muy agradecido con lo que me ha ocurrido. Vamos bien, hasta el momento vamos bien”, agregando que “todos los días se va cumpliendo una meta. Un tema importante para mí es la donación de órganos, un tema que es un poco tabú en Chile”.

Al respecto señaló que la donación es “Es un gesto muy bonito, y en Chile todavía es muy difícil recibir esa ayuda. Después de lo que me pasó a mi, es bonito promover esto de donar órganos. Es un gesto muy generoso”.

Recordando que estamos al debe respecto al tema de la donación de órganos, Henríquez dijo que se alegra por quienes han tenido operaciones exitosas ya que “hay dificultades para que la donación sea fluida. Y eso es importante para la gente que está en este proceso. Uno puede aportar con la experiencia”.

Felicitando al equipo médico que se encargó de su situación, el vocalista dijo que “Lo mío fue bastante rápido, me siento afortunado también. Fue casi maratónico, de una. Yo siento que estoy procesando lo que ocurrió, afortunadamente. Los médicos fueron gente muy eficiente, muy buena, con buena psicología. Son un grupo específico, fue como ir a Abbey Road donde están todos los capos””.

En cuanto a un posible enojo o rencor por las críticas que recibió en los días en que se operó, el hombre de Los Petinellis dijo que “No hay rencor. Yo creo que cuando uno está haciendo las cosas, hace lo mejor que puede no más. Yo ahora estoy concentrado en mi recuperación, no tengo rencores, no tengo tiempo para eso, no da”.

Su recuperación tiene una meta a corto plazo y es organizar y participar en una nueva Yein Fonda, asegurando que “Espero llegar. Para eso estoy trabajando a diario con kinesiología y todo eso. Esto es igual que el chiste que yo no me sé muy bien: ‘en mi casa se hace el amor esté o no esté yo’. Esté o no esté yo igual la fonda se hace”.

Sobre volver a los escenarios dijo que “Me pican los dedos por tocar y subirme al escenario y cantar con la gente, lo que he hecho toda la vida. La fonda para mi es muy especial, por esto que te hablaba de don Roberto (Parra), del mismo Andrés Pérez; fue una verdadera universidad para mí”.

El músico agradeció el apoyo que recibió de sus excompañeros de Los Tres y otros colegas, asegurando que “Todo este proceso pasó muy rápido, entonces no lo dimensioné en el momento. Con respecto al Ángel al Pancho, siempre les deseé lo mejor. Cada uno toma sus caminos y eso me parece el mayor respeto del mundo. No tenemos temas pendientes, hay buena onda. Muchas gracias por la preocupación”.

Recuperando el ánimo, el oriundo de Concepción señala que “Si no me morí yo, menos se va a morir mi gusto por las cuecas. Para mí hacer La Yein Fonda es casi una misión en la vida. La gente necesita estar en una fonda, en una de verdad, como eran las fondas antiguas, donde se compartía y donde se conocía a la persona del lado”.