Que los manden a Colón 9.000, hay que nivelar hacia arriba, vamos a perder plusvalía, nos vamos a tener que cambiar.

Esas son algunas de las frases que una vecina de Las Condes, de nombre Magdalena, dijo en el matinal de Canal 13 “Bienvenidos” a propósito de la torre social que el alcalde Joaquín Lavín levantará en la avenida Cristóbal Colón con calle Mayecura, en las cercanías de la Rotonda Atenas.

“Tú lo dijiste, la gente tiene que salir del lugar donde está, en este minuto nosotros vamos a tener que salir del lugar donde estamos, porque vamos a tener que vender”, se quejó la residente del sector en el diálogo con el panel del programa.

Ante el emplazamiento del periodista Carlos Zárate, quien le dijo “nadie te está motivando a vender”, un invitado al programa afirmó que lo la mujer quería decir era que había que nivelar hacia arriba, no hacia abajo. “¿Por qué no tomamos a esta misma gente y la llevamos a un sector donde, bueno, al poner este edificio se le suba la plusvalía al sector, se le suba el nivel, nivelemos hacia arriba, no nivelemos hacia abajo”.

“Si es gente honesta, gente que no tiene antecedentes penales claro que sí merece vivir en la torre”, agregó Magdalena ante la pregunta sobre quién debe vivir en el lugar.

En ese momento de la conversación pasaron al punto de que Lavín ha afirmado que sólo se dejará de lado a la gente que tiene antecedentes por narcotráfico.

Entonces, los conductores dijeron que hay que buscar los puntos positivos del proyecto. Ahí intervinó Raquel Argandoña y citó que esto partió en Vitacura, comuna donde el alcalde Raúl Torrealba se negó a levantar la torre.

“El alcalde Torrealba sí tiene puestos los pantalones”, sostuvo al respecto la entrevistada. Según dijo, el edil cambió el uso de suelo porque no tenía cómo frenar viviendas sociales.

“Me da lo mismo cómo me quieran tildar, estoy defendiendo mi patrimonio, mi plusvalía”, dijo la mujer al ser consultada por el hecho de que la han tildado de clasista.

“Gente distinta a mí”

Según expuso Zárate el fondo del asunto es la palabra social, que si el proyecto no llevara ese apellido nadie se cuestionaría nada, porque a nadie le pregunta cuando se compra un departamento si es o no una buena persona. Esto a propósito de los antecedentes penales de las personas, de dar por descontado que quien se instalé en la torre social los tendrá.