Este viernes el Ejecutivo enviará al congreso una indicación sustitutiva al proyecto de ley que se encarga del transporte pagado de pasajeros.

Dentro de este caso se modificará la llamada Ley Uber, estableciendo así diferentes reglas y sanciones tanto para conductores, empresa y pasajeros de este servicio.

Según consigna La Tercera, ahora los conductores no podrán poseer antecedentes penales y deberán contratar seguros de responsabilidad civil para pasajeros. En tanto Uber deberá formarse como empresa de transporte remunerado y pagar impuestos.

El ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, aclaró que “es una ley corta, pero que es bien concreta para establecer una nueva regularización en el transporte privado”.

En cuanto a los pasajeros, se habla de sanciones a aquellos que entorpezcan la fiscalización del automóvil.

Las multas para las empresas y conductores que no cumplan con los requerimientos van desde las 10 a las 100 UTM, es decir, desde casi los 500 mil hasta el $4.477.290.

En este sentido, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, indicó que se busca “asegurar la igualdad de condiciones tanto para taxis como para las plataformas, avanzar hacia la profesionalización del sector y garantizar un foco en calidad y seguridad para los usuarios”.