El periodista Javier Rebolledo, autor de una serie de libros sobre las atrocidades cometidas en dictadura como “A la sombra de los cuervos”, “La danza de los cuervos”, “El despertar de los cuervos” y “Camaleón, la doble vida de un agente comunista” recibió una querella por injurias y calumnias de parte de un exmilitar detenido en Punta Peuco.

A través de su cuenta de Twitter, Rebolledo denunció que “Estoy encausado luego de que militar se querellara en mi contra. La Corte de Apelaciones acogió”. Respecto del militar, al autor escribió que “Está preso en Punta Peuco, condenado a 20 años”, señalando al mismo tiempo que “Está pidiendo pena de cárcel de un año y medio”.

El periodista señaló que es “Primera vez en la historia del nuevo sistema judicial que una causa contra un periodista prospera”. Más adelante el profesional sostuvo que en la corte “consideran que puede existir el delito de injurias, en contra del fallo original y sus argumentos”.

El personaje en cuestión es el teniente coronel de Ejército (r), Raúl Pablo Quintana Salazar, quién está preso en Punta Peuco cumpliendo una condena de 20 años por delitos de lesa humanidad, como torturas a detenidos en Tejas Verdes y la desaparición de cinco personas.

Quintana se querelló por la información aparecida en el libro Camaleón, del año 2017, donde se informa el rol del exmilitar como autor y líder de quienes ejecutaban torturas en Tejas Verdes.

El propio Rebolledo explica en un texto de el medio El Periodista que “El día 18 de julio de 2019 fui notificado de una querella criminal por injurias en mi contra, de parte de Carolina Paz Quintana Poblete, hija del teniente coronel de Ejército, Raúl Quintana Salazar, debido a que publiqué parte de su historial policial y judicial en mi libro, Camaleón”.

Luego el profesional relata que “La señorita Quintana, representada por el abogado Juan Carlos Manns, presentó su acción ante el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago, solicitando pena de cárcel en mi contra. El día 8 de mayo de 2018, el juez titular declaró inadmisible a través de una resolución de tres páginas donde explica técnica y profundamente por qué lo publicado en Camaleón no es ‘ni siquiera potencialmente’ ofensivo al honor de la querellante, desestimando en todas sus partes la acción judicial”.

Pero luego vendría un revés judicial, ya que “el abogado Manns apeló a la resolución ante la Corte de Apelaciones, y el día 13 de junio la Tercera Sala desestimó lo resuelto por el tribunal de origen señalando escuetamente que ‘los hechos que fundan la querella, pueden ser constitutivos de delito’. A partir de ese momento me encuentro encausado y citado con apercibimiento de la fuerza pública para el 16 de agosto”.

Rebolledo precisa que Quintana cumple diez años y un día como autor de secuestro calificado de cinco detenidos desaparecidos, más cinco años por tormentos y torturas en Tejas Verdes; y cinco años más por el secuestro calificado de dos ciudadanos uruguayos. A lo anterior suma otro procesamiento por una causa de lesa humanidad por asociación ilícita, secuestro, aplicación de tormentos y secuestro calificado.

Respecto a la hija del militar, Rebolledo sostiene que “tiene todo el derecho de querellarse en mi contra, lo que me parece grave es que el segundo tribunal más alto de Chile lo haya acogido”.

Esto ya que “Es la primera vez en la historia del nuevo sistema judicial que un periodista chileno enfrenta la posibilidad cierta de ir a la cárcel por hacer su trabajo en causas de lesa humanidad, esto es divulgar información que le parece relevante para los demás chilenos”.

El periodista denuncia que “detrás del abogado Manns, entiendo, hasta hace un tiempo cancelando sus honorarios, se encontraba una corporación vinculada al Ejército llamada “Jure”, que sacaba o saca los dineros para pagar a abogados de violadores a los derechos humanos desde integrantes de esa institución. En ese caso, la situación sería aún más grave, pues se trataría de una acción mancomunada en contra de un periodista”.

El profesional recibió decenas de mensajes de apoyo y también ofertas gratuitas de defensa legal,