El ministro de Educación, Gerardo Varela, generó revuelo este fin de semana tras pedir a colegios “hacer bingos” para reparar y arreglar sus problemas en vez que pedirle ayuda a él.

En su exposición en Enseña Chile, el secretario de Estado lanzó que “todos los días recibo reclamos de gente que quiere que el Ministerio le arregle el techo de un colegio que tiene goteras. O una sala de clases que tiene el piso malo. Y yo me pregunto: ‘¿Por qué no hacen un bingo?’”.

Pues bien, al notar la mansaca que había generado, el propio Varela salió a explicar sus dichos de la siguiente manera en Radio Infinita:

“Si se han malinterpretado las palabras, las cambio. Sí tenemos un problema en infraestructura, el Estado no se las puede solo. Es un trabajo que tenemos que hacer todos”, dijo.

Recalcó que “lamento la lectura de la frase. El mensaje es otro: soluciones locales a problemas locales”.

“No se queden con la literalidad de mis palabras, problemas chicos deben solucionarse a nivel local”, sentenció.