“Para la weá, viejo CTM” y “le devuelvo el viejo CTM que me mandó tan atentamente”, fueron parte de las frases en la que se metió el empresario Andrónico Luksic tras un cruce verbal a tres bandas por un derrame en Mejillones en que se vio involucrada su minera.

Todo partió el miércoles de la semana anterior cuando la tuitera @guarencilla escribió “cacharon que nuestro querido tío Luksic derramó ácido sulfúrico en Mejillones dejando a las familias que viven de la pesca artesanal sin sustento. @aluksic sácate un asao para ellos, poh”.

Ante el emplazamiento, el magnate contestó: Macarena, los hechos: Sernapesca determinó que no se registraron recursos afectados ni potencialmente afectados por ese incidente de diciembre de 2017 en Puerto Michilla”.

Luskic además recordó que hubo tres recursos en la Corte de Apelaciones y la Suprema que fueron rechazados. “Para que vaya cachando”, contraatacó.

Hasta entonces todo parecía calmo, pero fue la tuitera @JordanaSubmarin la que terminó por prenderle fuego a la cosa y provocar una respuesta del empresario carente de sutilezas.

La mujer, sin remilgos, tuiteó que “las aguas de Mejillones fueron contaminadas por la negligencia de una empresa minera que esta vez derramó una tóxica sustancia como es el ácido sulfúrico, poniendo en riesgo el ecosistema del lugar y la salud de los habitantes. Para la weá, viejo CTM”.

Como dicen que nobleza obliga, Luksic se apuró en responder que el derrame no produjo ningún daño, que fue en Michilla y no Mejillones, y que “infórmese mejor”. Por eso -acotó- “le devuelvo el viejo ‘ctm’ que me mandó tan atentamente”.