Michael Cohen, el exabogado de Donald Trump, filtró este martes a la CNN la grabación en la que ambos aparecen hablando antes de las elecciones de 2016 sobre un posible pago para silenciar a la exmodelo de Playboy Karen McDougal, quien asegura haber tenido un idilio con el ahora presidente.

La grabación, cuya existencia reconoció el pasado viernes la defensa de Trump, la realizó Cohen de escondidas de su cliente.

En ella, ambos hablan aparentemente sobre un posible pago a la empresa matriz del National Enquirer, que había comprado a la exmodelo de Playboy los derechos para publicar la historia de su presunto idilio con Trump por 150.000 dólares.

Cohen interviene en la conversación informando a Trump de que necesita crear una empresa “para la transferencia de toda esa información sobre nuestro amigo David”.

Según medios estadounidenses, ese “amigo” llamado David puede ser David Pecker, presidente de American Media, Inc., la empresa matriz del tabloide National Enquirer.

A la sugerencia de Cohen, Trump pregunta “¿qué pago?”, a lo que el abogado responde: “Tendremos que pagar”.

Es entonces cuando se escucha a Trump decirle a Cohen “paga en efectivo”, aunque según una transcripción de la conversación facilitada después por el abogado del presidente, Rudolph Giuliani, lo que realmente dijo es “no pagues en efectivo”.

Finalmente, el National Enquirer nunca publicó la historia sobre el supuesto idilio.

Tras el revuelo generado, el magnate reaccionó sumamente enchuchado y manifestó en sus redes sociales lo siguiente:

“¿Qué clase de abogado grabaría a su cliente? ¡muy mal! ¿Es está la primera, nunca había escuchado de ello antes? ¿Por qué la grabación terminó (cortó) tan abruptamente mientras yo estaba diciente presuntamente cosas buenas? He escuchado que hay otros clientes y reporteros que están grabados – podría ser eso? ¡Muy mal!”.

Esta y otras grabaciones las incautó el FBI en el registro que realizó en abril pasado a las oficinas de Cohen, a quien investiga por su participación en diversos pagos para supuestamente silenciar a mujeres durante la campaña a la Casa Blanca de 2016.

La investigación busca esclarecer si los pagos violaron las leyes de financiación de campañas electorales.

Antes de las elecciones, Cohen pagó 130.000 dólares -que después Trump le reembolsó- a la actriz porno Stormy Daniels para supuestamente mantener en secreto una relación que mantuvo con el ahora presidente.

Aunque el caso de Daniels fue el que provocó el inicio de la investigación, durante el registro el FBI incautó documentos relacionados con otras dos mujeres, una de ellas McDougal.

Trump ha negado los idilios con Daniels y McDougal, supuestamente ocurridos en 2006, el mismo año en el que contrajo matrimonio con la ahora primera dama, Melania.