Una protesta interrumpió la misa oficiada por el arzobispo Ricardo Ezzati en la Catedral Metropolitana durante la tarde de este miercoles.

Los manifestantes portaban carteles y pendones que pedían la renuncia de los obispos con textos como “No nos robarán la esperanza”.

Hay que recordar que este martes Ezzati fue notificado de su llamado a declarar por parte de la Fiscalía como imputado por encubrimiento.