Existe una antigua maldición china que reza: “Espero que vivas tiempos interesantes”. Una descripción que calza con las últimas semanas de Revolución Democrática, partido que ha sufrido reveses políticos, sortear renuncias de algunos de sus militantes y hasta las críticas de sus compañeros de coalición.

Su presidente, Rodrigo Echecopar Kisic (30) – economista PUC, chico NAU y exCiudadano Inteligente- se sentó con The Clinic para hablar de las dificultades que produce dirigir el partido más grande del Frente Amplio.

¿Qué balance haces de tu gestión en RD?
-Sin lugar a dudas, este ha sido un tremendo año para nosotros. Pasamos de estar constituidos legalmente en cuatro regiones a estarlo en once. Y estamos a la vuelta de la esquina de ingresar dos más. Pasamos de tener un diputado a tener ocho, más un senador. Pero decir que eso ha estado ausente de problemas o errores, sería arrogante y soberbio.

¿Cómo has vivido las últimas semanas? ¿Estás de acuerdo en decir que fueron, cuando menos, convulsionadas?
– Uff. No sólo el último mes, sino que el último año y medio. Pero estoy tranquilo, pienso que son cosas que pasan cuando uno se convierte en una amenaza real al status quo. El poder reacciona, po. Y busca acabar contigo.

¿Es RD el partido más grade del FA?
-Sí, creo que sí. Aunque no es tan fácil. Uno siente una mayor responsabilidad en elegir el camino que siga haciendo del Frente Amplio un espacio de esperanza que conquiste más gente en todo Chile. Pero al mismo tiempo, nosotros también estamos creciendo.

Casi por regla, cuando existe una organización con más poder, existe otra que quiere ocupar su posición. ¿Cómo se lidia con el fuego cruzado, en este caso amigo?
-Siempre van a haber diferencias dentro del FA, pero a veces se muestran más grandes hacia afuera de lo que son hacia dentro. Lo que yo pongo a disposición del FA es decir “preparémonos para este camino que es largo. Vamos a cometer errores, vamos a tener diferencias, pero ese camino lo tenemos que recorrer de la mano”. A veces siento que a RD nos falta un socio al lado. No con el que pensemos igual, pero con el que podamos elegir caminos, tener diferencias pero llegar a acuerdos.

Gente de tu sector, del mismo FA, ha criticado fuertemente a RD.
-Sí. Creo que esto es algo que va a pasar. Estamos tratando de fortalecernos porque Chile puso su esperanza y su voto en un FA, en el que había una nueva forma de hacer política. En esa forma de hacer política no hay diferencias y las que hay son matices.

Pero todas las semanas han debido responder a cuestionamientos desde el interior del FA.
– Siempre hay un comentario sobre las cosas que están pasando dentro del FA, pero creo que plantearlo como “fuego cruzado” es una frase demasiado dramática. Acá lo que estamos viviendo son nuestros dolores de crecimiento. Mi sensación es que hay disposición y responsabilidad de decir que aquí nos vamos a ir fortaleciendo. Que este crecimiento nos va a hacer más fuertes.

Solicitud de destitución de Abbott

¿Crees que RD es el partido líder de la oposición al gobierno de Sebastián Piñera? 
Creo que nos falta mucho para poder jugar ese rol, aunque es uno que debiésemos aspirar a tener. Y no porque RD o el FA quiera estar a la cabeza de algo en particular, sino porque tenemos la obligación de contribuir a construir un país más justo. Ahora, liderar la oposición no se logra declarándolo. Nuestra capacidad de ser oposición tiene que ver con nuestra capacidad de demostrar que hay una alternativa distinta.

Hay quienes han renunciado a tu partido acusando “acercamientos” con los partidos de la exNueva Mayoría
– Para simplificar la conversación en este tema, hay decir que aquí no vamos a hablar de alianzas municipales o electorales, porque eso sólo ensucia la conversación. Ahora, cuando se trata de impulsar cambios reales, ahí sí hay disposición. Y no sólo de RD, sino de la gran mayoría de las fuerzas dentro del FA. Ya se ha hecho, como en los proyectos de Identidad de Género, Eutanasia. Glaciares, Pesca y Dieta Parlamentaria. Esto se trata de los temas de fondo para Chile. Y quiero decir que si llegamos a tener acuerdos para impulsar modificaciones a la Ley de Cohecho, eso no va a impedir que nosotros critiquemos a quienes votan a favor de la ministra Ángela Vivanco para la Corte Suprema, por ejemplo.

Al interior del conglomerado hubo diferencias explícitas. Por ejemplo, en el papel, la solicitud de destitución del fiscal Jorge Abbott no lleva la firma de RD. 
– Sí, pero me parece que ese es un tema secundario. O sea, acá no hay diferencias en la importancia de luchar en contra de la corrupción, ni en la opinión de que la Fiscalía y algunos fiscales en particular no han estado jugando el rol que Chile espera de ellos. No tengo ninguna dificultad en decir que esperamos que le vaya muy bien a esa solicitud.

Pero RD no la firmó.
– Efectivamente, pero porque hubo una diferencia táctica. Esto no tiene que ver con el perder. Perder no es terrible, lo que es malo es que nos vaya mal en la lucha contra la corrupción. Nuestro miedo no es a perder, es que la lucha que estamos dando, en general, dé un paso atrás.

¿Pensabas que esta solicitud podía restar, “dar un paso atrás”?
– El análisis que hicimos es el que te dije.

¿En algún momento, como RD, apoyaron la idea de la solicitud?  
– Esto fue un análisis que duró mucho tiempo, porque no son tan obvios los efectos de las distintas herramientas.

¿Pero apoyaron o no la solicitud?
– Hubo muchas conversaciones al respecto. Fue una decisión muy difícil de tomar, y a veces… — se interrumpe —. Te diría que hubo momento en que estuvimos más de acuerdo con esto. E incluso más de acuerdo que otras organizaciones. Pero por eso mismo yo no me pierdo, no hay una diferencia ni de un milímetro en la disputa que queremos dar.

Polémica por exclusión

Alberto Mayol criticó duramente la decisión de crear un Consejo Ejecutivo del Frente Amplio dejando cinco organizaciones fuera de la mesa.
– No tiene ningún sentido pelear por la prensa. Mi rol en esta entrevista es tratar de aclarar cómo funcionará ese espacio. Hoy hay una Mesa Nacional que reúne a todas las organizaciones, que se junta los miércoles por la noche y debate aspectos que ocurren desde el Congreso del Frente Amplio hasta los asuntos que ocurren en los comunales, pero que tiene algunos problemas para coordinar la contingencia.

Aquí lo único que se ha hecho es fortalecer nuestra institucionalidad agregando a nuestro espacio de Mesa Nacional -que tenía una mirada más estratégica- un Consejo Ejecutivo, que se reúne los lunes para poder planificar la semana en términos políticos. También para ordenarnos como organizaciones y para sacar temas en conjunto como bancada.

¿Qué representante de RD acudirá al Consejo de los lunes? 
Yo.

¿Y a la Mesa de los miércoles? 
Son dos personas -representantes del Consejo Político y la directiva-, y casi siempre estoy yo… Pero para despejar, lo que se está haciendo no es excluir, es fortalecer una institucionalidad completa. Y tiene que ver con la necesidad de darle mayor dirección a este cuerpo.

Pero llama la atención el dato de las cinco agrupaciones que quedaron fuera. ¿Eso es así?
– Lo que pasa es que van a estar todas las organizaciones con representación parlamentaria, además del Partido Igualdad.

¿Pero hubo un criterio de relevancia, entonces? 
– Ehh, no. Yo diría que es un criterio que facilita la coordinación semanal. Ahora yo recojo lo de Alberto como una contribución más al debate dentro del FA.

Una contribución bien ácida…
– No lo tomo así.

Alberto dijo, textualmente, que “Giorgio lleva un año sin hablar de política”.
– Alberto, legítimamente, puede pensar que el liderazgo de Giorgio puede construir más de una forma que de otra. Pero mi impresión, es que Giorgio tiene una muy buena reputación tanto dentro como fuera del FA, donde saben que es justo, ecuánime, mateo y generoso. No todos los liderazgos se expresan de la manera en que lo pide Alberto.

Sobre Beatriz Sánchez, ¿a ti te causó incomodidad que ella apoyara la solicitud de destitución de Abbott?
– Por supuesto que no. Nosotros celebramos que ella pueda apoyar posturas y agendas que le hagan sentido. Yo creo que su liderazgo fue un tremendo acierto, a pesar de que muchos opinólogos políticos decían que el suyo no era el que necesitaba Chile. El tiempo mostró lo contrario.

¿Ella es tu candidata para las próximas presidenciales?
– Hoy no estamos hablando de las municipales y mucho menos de las presidenciales. Porque cuando la política se trata de quién va a ser tu candidato, pasa lo que pasó con Michelle Bachelet en 2013. O sea, se apagó la discusión política.

Por último, te quiero preguntar por los dichos de Gabriel Boric tras el “conflicto Mohor”. Él calificó el hecho como una “operación política”
– Tanto las palabras de algunos dirigentes del Movimiento Autonomista como algunas valoraciones que hemos hecho desde RD han quedado explicitadas y enmendadas. Valoro el liderazgo, la calidad humana y política de muchos compañeros y compañeras del MA.

Cuando veo la maratón que queda por delante, miro al lado para ver con quién creo que es necesario recorrer ese camino, veo a muchos compañeros y compañeras del MA. Este camino es muy largo, muy solo y muy difícil; tiene muchas trampas y muchos obstáculos.