El machi Celestino Córdova, condenado a 18 años de cárcel en el marco del caso Luchsinger Mackay, fue autorizado por Gendarmería a salir de la cárcel para cumplir con un rito mapuche.

Se trata de renovar su rehue, que es el lugar sagrado mapuche.

“A modo de contribución a la paz en La Araucanía, como familia no nos oponemos a que el machi Celestino Córdova reciba un permiso para salir a renovar su rehue”, había dicho días atrás el hijo de matrimonio Luchsinger-Mackay, Jorge Luchsinger.

Cabe recordar que Córdova se encuentra internado en el hospital Intercultural de Nueva Imperial, ya que desde hace 50 días mantiene una huelga líquida.

El ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, había celebrado el miércoles de esta semana la decisión de la familia Luchsinger.

Tras la decisión de Gendarmería se espera el pronto pronunciamiento del ministro de Justicia, Hernán Larraín.