El Gobierno, a través del ministro de Justicia, Hernán Larraín, confirmó el permiso de salida especial otorgado al machi Celestino Córdova, condenado a 18 años de cárcel en el marco del caso Luchsinger-Mackay.

“El ha hecho un esfuerzo para hacer posible la autorización de su solicitud”, dijo el exsenador luego de que Gendarmería visara la salida temporal para renovar su rehue.

“En esta oportunidad el consejo técnico ha resuelto autorizar esta solicitud, forjando las condiciones en la que ésta se podría llevar adelante. Estas condiciones fundamentalmente atienden la seguridad que debe rodear el caso y por cierto la privacidad que corresponde a una salida de esta naturaleza”, agregó.

Respecto de por qué ahora sí y antes no, respondió que “hay muchas situaciones que han cambiado”. Por ejemplo, “las propias peticiones de Celestino Córdova (…). La última que nos hizo llegar a Gendarmería y también a este ministerio cambian las condiciones originales que él había solicitado”.

Para el Gobierno también pesó que Jorge Luchsinger, hijo del fallecido matrimonio, estuviera de acuerdo con la medida.