El reportaje de The Clinic “La lascivia de Fernando Villegas” es tema obligado esta mañana en distintos medios de comunicación. Entre éstos, el matinal de Canal 13 Bienvenidos.

La cosa es que ahí, mientras daban lectura a pasajes del texto publicado en este medio, la periodista y panelista del espacio, Monserrat Alvarez, contó en pantalla su propia experiencia con el sociólogo y comunicador.

La conductora afirmó que tiempo atrás lo había deslizado en off, pero que ahora, con el reportaje de The Clinic, se atreve a relatarlo públicamente.

“Yo creo que el Polo ha dicho una cosa que tiene mucho que ver con eso. No sólo con Villegas, muchos hombres con lo que uno se ha encontrado en la vida que hay que hacerle el quite. Y de alguna manera uno estaba acostumbrada a que habían ciertos personajes, en la pega, entre ellos, era Fernando Villegas. Yo lo conté una vez sin nombre, que uno decía no me vaya a encontrar con él en el ascensor porque siempre te provocaba una situación incómoda”.

Consultada sobre si se refería a abrazos, o una cercanía inapropiada, respondió que “todo eso e intimidándote más de la cuenta. Y a mí lo que me pasó con todo esto que ha ocurrido los últimos meses, y yo cuando lo conté acá, lo vuelvo a decir, porque yo me sentía como una mujer empoderada, súper clara, y de repente dije ‘estoy súper acostumbrada a que eso es parte de lo que a uno le toca como mujer, que estamos fuera del abuso, estamos como que siempre te encontrai con un viejo verde en la pega, siempre te encontrai con alguien que te dice algo inadecuado”.

“Yo nunca me atreví a decirle ‘sabí qué, hazte a un lado’, como que tratai de correrlo un poco por la indirecta. Lo hablábamos entre las mujeres: me encontré con Villegas en el estacionamiento, entonces me di una vuelta para no subirme con él en el ascensor. Todo esto también en uno tono como de amigote, que a uno no le permite de repente decir ‘oye, sabes que, córtala”, relató.

” Y uno no podía decirle ‘sabí qué, eso no es correcto’, porque ‘ya, que te poní densa’. No podías cachai”, prosiguió.

Sobre por qué no le frenó, dijo que que porque “no me atreví. Sabí lo que te da miedo que te digan, ‘que erí cartucha, Monse, relajate’, y como yo soy una mujer que debo tener personalidad y todo no me atreví a exponerme a que me dijeran ‘ que le poní'”.

“Lo que es real es que yo y muchas de las compañeras nos sentíamos supér incómodas”, subrayó.