Algunos dicen apagar el fuego con bencina; otros, echar leña al fuego. La cosa es que el lateral argentino de Universidad de Chile, Matías Rodríguez, instaló una bomba al interior del plantel azul en medio de la polémica por Mauricio Pinilla. Que se va, que se queda.

“Desde que se fue el sábado nos levantamos de la siesta y nos enteramos que se estaba viniendo, así que no pudimos hablar con él. Ya nos irá a explicar por qué hizo lo que hizo. Él ya es grande y tal vez se dará cuenta de que no se hicieron bien las cosas, por ninguna de las partes. Seguramente podrá aclarar”, dijo.

De todos modos, Rodríguez salió a respaldar al ariete, quien se encuentra en el limbo tras su frustrada llegada a Colón de Santa Fe.

“Obviamente nosotros sabemos la clase de jugador que es, lo que pesa en el campo. Pero debemos aclarar la situación porque no sabemos lo que pasó. Yo tampoco pude conversar con ‘Mauri’. Ojalá que se resuelva todo lo más rápido posible”.